martes, 10 de junio de 2008

Tips para cuando armamos una nota sobre chicos y TICs


La labor periodística nos lleva a buscar la noticia, lo novedoso… es por eso que, a menudo, la tecnología forma parte de nuestras publicaciones. A veces escribimos o contamos algo interesante que encontramos en la Web. O bien, descubrimos tribus de adolescentes que se agrupan por influencia de las TICs, como son los bloggers o los floggers, por ejemplo.

http://www.clarin.com/suplementos/si/2008/02/29/3-01617530.htm

Algún colega le dedica una nota en la sección economía del diario para hablar sobre cómo un sitio que publica fotos de adolescentes en posiciones sexys logra armarse de unos cuantos billetes.

http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0192/articulo.php?art=2513&ed=0192

Podemos hablar de los efectos negativos de las tecnologías impresos en la nueva práctica del "cyberbullying" expandida entre adolescentes que se escudan detrás del anonimato que posibilitan las TICs

http://www.clarin.com/diario/2008/05/21/sociedad/s-02415.htm

Sin dudas, cada una de éstas son notas válidas y con un contenido de actualidad e interés indudables para los lectores, oyentes y usuarios de la Web.

Pero quienes producimos contenidos sobre esta temática tenemos que ser concientes del encuadre que acompaña la nota. Cuando publicamos alguna información sobre niños ¿tenemos en cuenta que son sujetos de derechos? ¿y de qué derechos?

Si rescatamos la idea de un joven emprendedor que logró ver una veta comercial en la publicación de cierta página Web ¿miramos más allá para pensar si está promoviendo páginas de adolescentes que compiten para ver quién es más sexy y más votada en Internet? O, al menos, ¿damos lugar a comentarios que sugieran algún tipo de prevención para estas jóvenes?

Y al redactar acerca de la tendencia de los nuevos grupos de adolescentes "bloggers" y su lugar de encuentro, ¿entendemos que esa información puede llevar a personas con intereses diferentes al encuentro con niños, niñas y adolescentes?

No se trata de dejar de escribir o de contar acerca de lo que sucede a nuestro alrededor. Se trata simplemente de pensar y armar nuestras producciones periodísticas desde un enfoque que tenga en cuenta la protección de los chicos y las precauciones que deben tener. Nuestras sugerencias no pretenden alejar a los chicos de los avances tecnológicos, sino a seguir utilizando las nuevas tecnologías pero desde una actitud constructiva y responsable.