miércoles, 1 de octubre de 2008

Uso irresponsable


Tras el momento de auge en los medios de la violencia escolar registrada con celulares, aparecen nuevos casos, esta vez relacionados con la sexualidad, que nos demuestran que los riesgos del vínculo de los chicos y jóvenes y las tecnologías no proviene sólo de la posibilidad de cruzarse con un adulto que tenga malas intenciones. Por el contrario, ellos mismos protagonizan el uso irresponsable de las TICs que empieza con una gracia y los termina dañando.
La prevención es la clave

Aquí el ejemplo:

Sociedad
Sancionan a dos alumnos por tener sexo con el uniforme puesto

ELLA TIENE 14 AÑOS Y EL 15, Y ASISTEN A UNA ESCUELA TECNICA ESTATAL DE PARANA El chico la grabó con su celular sin su consentimiento mientras ella le practicaba sexo oral en el baño de una estación de servicio. Y después divulgó el video. Como vestían ropa escolar, las autoridades no los inscribirán el año que viene.

Por: Verónica Toller


Gualeguaychú. Especial

Ella tiene 14, él 15. Ella cerró los ojos para vivir un momento de pasión. Él, abrió la cámara de su celular para filmarla y pavonearse frente a los amigos. Y le pasó lo que al pavo, cuando abre las plumas y muestra lo que no debe.



El hecho ocurrió en Paraná, Entre Ríos, en el mes de agosto, pero se conoció el 21 de septiembre. Una sesión de sexo oral en un baño de estación de servicio, mantenida entre dos adolescentes, circuló de vía bluetooth por los celulares de todos los alumnos secundarios que ese día se habían concentrado en el Parque Urquiza de la capital entrerriana para festejar el Día de la Primavera. Y de allí, lanzado al espacio virtual, pasó a casi todos los teléfonos móviles de Paraná.



Con semejante nivel de exposición, el video de apenas 1 minuto 40 segundos llegó a los celulares de los directivos de la estatal Escuela de Educación Técnica Número 3 Luis Cenobio Candelaria, donde cursan los dos adolescentes. El día 22, el Consejo Consultivo del establecimiento evaluó la situación y analizó las imágenes.



Se veía claramente el rostro de la chica con los ojos cerrados haciendo sexo oral a quien la filmaba. Se divisaba también que la menor estaba vestida con el uniforme de la Escuela Técnica. De pronto, ella abre los ojos y manifiestamente enojada con el compañero, da un manotazo en dirección al teléfono que la estaba captando. En ese punto se interrumpe la sesión.



Pero evidentemente, la chica no alcanzó a borrar el archivo, ya que éste comenzó a circular de inmediato.Los directivos de la escuela informaron a los padres de los menores que se les aplicarían 24 amonestaciones y media a cada uno –es decir, quedaron al borde de la expulsión, pero podrían terminar el año lectivo–. Y que en 2009 no se los inscribiría en el mismo establecimiento. La razón: tuvieron sexo oral con el uniforme de la escuela y eso se vio en todos lados. Más allá de que el lugar haya sido una estación de servicio, portar el uniforme ya compromete a los adolescentes ante la institución, opinaron los directivos.



Sergio Bayona, delegado de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET), explicó que el reglamento de la escuela en cuestión determina que los alumnos deben "llevar los uniformes en forma digna y no deben faltarle el respeto a la institución". La parejita cursa octavo y noveno año de EGB III. Ahora, tienen una materia más a la que asistir: talleres de educación sexual y respeto hacia la mujer que la escuela ha organizado, y que será dictado por docentes, un psicólogo y una psicopedagoga. Concurrir a ellos forma parte de la sanción. Los padres de ambos están invitados a participar también de los talleres.



Las autoridades educativas de la provincia se manifestaron preocupadas. Especialmente, porque este hecho no fue el primero: ya en 2007, alumnos de la Escuela Santa Ana de Paraná filmaron otro acto sexual (al parecer, mientras otros estudiantes presenciaban la acción) y lo circularon por celular.



"No estoy de acuerdo con el exhibicionismo. Los actos privados deben ser reservados y no pueden tener la difusión pública que estos tuvieron –dijo ayer a Clarín la titular del Consejo General de Educación de la provincia, Graciela Bar–. Publicitarlos no hace a la sana convivencia y a los buenos usos y costumbres. La educación sexual es responsabilidad en primer lugar de la familia, que es la primera formadora. Más allá de eso, cada uno puede hacer lo que opte en su vida privada. Pero no mostrarlo a vecinos y amigos. Es repudiable el hecho de la filmación y difusión del video".


Por su parte, la vicerrectora de la escuela, Nilda Yansen, dijo ayer que los padres de los adolescentes están desolados. "No entraba en sus cabales esta situación".


Fuente: Clarin miércoles 1º de octubre