jueves, 29 de mayo de 2008

Entrevista a Rosemary Ramos, periodista de Raíces

La experiencia de un par
Rosemary Ramos Vega es periodista de Chile. Comenzó a trabajar en la ONG Raíces como encargada de la campaña “Alto al tráfico de niños, niñas y adolescentes”, para lo cual desarrolló una estrategia de comunicación orientada a generar alianzas con distintos actores sociales, utilizando al maximo las escasas herramientas con las que contaban.

Nos contactamos con Rosemary para que nos contara su experiencia como periodista especializada en la difusión de temas relacionados con los chicos y con las tecnologías.

Al comienzo de la campaña, hubo que instalar el tema que en Chile, como sucede aquí, estaba lejos de la mayoría de las personas. “Desarrollamos una idea cercana a la gente, consistía en que los niños, niñas y adolescentes contaran con una identificación, esto, principalmente, para contar con un registro de huellas digitales y que los niños adquirieran el sentido de existencia social”, contó Rosemary. La idea madre se basó en que “tener una cédula de identidad les otorga, in situ, el rango de ciudadanos a los chicos".

El Servicio de Registro Civil chileno colaboró con la iniciativa, y se decidió hacer una actividad en tres regiones del país (en todos los centros comerciales de Santiago y regiones y en las principales estaciones del Metro) para que niños, niñas y adolescentes obtuvieran sus cédulas identificatorias. “Aprovechamos esa instancia para sensibilizar a la gente con el tema, entregando material de difusión”, dijo la encargada de la exitosa campaña. Así, lograron que el tema se ampliara: los medios de comunicación dieron cobertura y a través de esta “excusa” se construyó un lazo con periodistas.

La segunda etapa consistió en la difusión del material de campaña a todos los periodistas que se habían acercado. La comunicación se tornó regular y fluida, y permitió generar consultas sobre la recepción del material. Entonces, el material no se limitó a la campaña.

Ahora sí, dejemos fluir el diálogo con Rosemary:

-¿Es posible tratar el tema desde los medios teniendo en cuenta su lógica de funcionamiento, en general, empresarial? ¿Cómo?

Es difícil, pero posible:

*Es difícil tratar los temas de infancia en los medios, no sólo porque no sean rentables, sino porque contienen mucha complejidad. Por ejemplo el tema del resguardo de identidad, las dificulatdes para acceder a los testimonios directos de los niños, entre otros.
El material “Comunicar sin dañar”, contiene las opiniones de periodistas de medios que respondieron a una encuesta que hicimos en Raíces. Enviamos la encuesta a cerca de 120 periodistas, contestaron 96. Con esa cifra de respuesta notamos que existe un interés por saber más de los temas de infancia. La mayoría de los encuestados estaba dispuesto a asistir a talleres sobre cómo hacer frente a las noticias que involucran a menores de 18 años.

*Es posible tratar temas de infancia en los medios y es posible hacerlo con perspectiva de derechos. Creo que la dificultad radica en que no existe demasiado sustento económico y también influye nuestra falta de creatividad, la de los comunicadores sociales.
Porque al periodista de medios lo suele guiar el sistema, entonces son otros los actores que deben intervenir para entregar herramientas y conocimientos. Con este tipo de apoyo se pueden generar ideas que aborden temas de infancia que sean “vendibles” y que a su vez tengan enfoque de derecho.

Rosemary es una convencida de la importancia de generar contenidos para atraer a los demás colegas y generar información atractiva y hasta “vendible”.

Es sumamente relevante llegar hasta los editores para poder fijar ciertos criterios que permitan hacer pequenos cambios significativos, como por ejemplo, decir “niña explotada sexualmente”, en lugar de “niña prostituta”.
También hay que saber que caminamos paso a paso. Un cambio en el lenguaje es un gran avance. Pero no podemos creer que vamos a erradicar de inmediato las malas costumbres o que nunca las vamos a cambiar. Sí se puede.

-De acuerdo a tu experiencia, ¿Cuál es la mejor forma de tratar información relacionada con chicos y tecnologías? Por ejemplo, noticias que hablan de acoso vía Internet.

Yo partiría por no demonizar a la tecnologia. Internet es parte integral de la vida de los niños en la actualidad. Como todo, su uso o mal uso depende de la información que el niño o la niña tengan de la vida en general. Si los padres no hablan con sus hijos de los peligros que puede encontrar en la red, si no existen normas legales que castiguen los delitos asociados a la red, obviamente que los peligros aumentan. Pero no los genera la red; en su mayoría, esos delitos se dan desde antes que apareciera la internet. Aquí se produce un aprovechamiento del soporte.

-¿Qué tipo de información es conveniente difundir y cuál evitar propagar?

Es bueno difundir toda la información. Lo que hay que resguardar son los derechos básicos de los involucrados, especialmente si son niños, niñas y adolescentes. Si nos dedicamos simplemente a publicar violacines de niñas, una tras otra, sin más profundidad que el nombre y el hecho delictivo, ese tema se banaliza. Si, por el contrario, cada vez que surja esa noticia se aborda haciendo hincapié en los factores que lo permiten (sociales, politicos, economicos) y, además, en la forma de prevenir y de actuar frente a estas situaciones, las cosas cambian. Los delitos no desaparecen porque no salgan en la prensa, ni existen porque la prensa los publique. Se dan con mayor o menor frecuencia, dependiendo de la tolerancia social que exista.

-¿Qué sugerencias harías a otros colegas?

Que traten los temas relacionados con niños, niñas y adolescentes con el mismo respeto y cautela con la que tratan temas políticos o económicos. En esos campos se cuidan mucho de reportear, de no dar nombres, de cotejar fuentes, de no exponer a nadie sin pruebas. También me gustaría reivindicar el rol social de la prensa. No podemos ignorar nuestra función. Lo que se dice y como se dice, repercute en la sociedad, no de forma homogénea, pero perdura. Entonces, si no podemos cambiar las reglas de juego del mercado, hagamos nuestro aporte con las herramientas de trabajo: el lenguaje, por ejemplo. Cambiemos la manera de nombrar, para así generar una nueva forma de mirar.

Gracias Rosemary por tu aporte!

Uso indebido de la Web Cam




El adolescente mira las imágenes de una chica que se desviste frente a la Web Cam. Cuando se reune a comer con su familia, se da cuenta que la chica que miraba por Internet es su hermana.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Second Life, peligros en la vida virtual

El mundo virtual ha demostrado ser tan amplio como nuestra imaginación. A tal punto que se ha llegado a montar, por ejemplo, una existencia virtual a través del espacio de la Web. Un ejemplo de esto es Second Life, un "juego" por el cual las personas, mayores de 18 años en teoría, toman el cuerpo de un personaje en la pantalla y se relacionan con otros "residentes" (habitantes de ese mundo).

Allí también hay que estar alertas.

Son muchos los que advierten, pese a reconocer que es un gran entretenimiento, el peligro que existe en ese universo virtual guiado por personas reales. Malo sería perder de vista que allí se pueden esconder características de la vida real. Y que las operaciones de compra-venta en "dolares linden" (la moneda de ese mundo), se transformen en operaciones con dólares reales y con objetivos insanos.



La siguiente noticia sobre Alemania, publicada en BBCNews.com, es un ejemplo de ello:


Mayo 10, 2007
Denuncia de abuso infantil en Second Life

Según un artículo publicado el 9 de mayo de 2007 en BBCNews.com, la policía alemana está investigando en Second Life, tras la denuncia de que algunos de sus miembros podrían estar comerciando con imágenes de abusos infantiles en el mundo virtual.

La noticia salió a la luz en un informativo de una televisión alemana, que desveló el grupo que realizaba el negocio y los miembros que pagaban por sexo con niños virtuales.

La investigación la realizó Nick Schader del programa de noticias Report Mainz, quien también es miembro de Second Life. A Schader se le ofreció asistir a una reunión en el mundo virtual donde se mostraba pornografía de niños reales y virtuales a cambio de dinero. Los miembros de este grupo de Second Life le ofrecieron también la posibilidad de ponerle en contacto con comerciantes de pornografía de niños en el mundo real.

La información recabada durante la investigación se pasó a la oficina del fiscal en Halle y la policía está, ahora, intentando identificar a los miembros de Second Life implicados en el caso. Peter Vogt, fiscal de Halle, afirmó para una agencia de comunicación alemana estar convencido de que capturarán muy pronto al usuario que ofrecía la pornografía en el mundo virtual. En Alemania, la posesión de pornografía infantil "virtual" está penada con hasta 3 años de cárcel.

Por su parte, Linden Lab, la empresa creadora de Second Life, ha declarado ya que ayudará a identificar a los usuarios y proporcionará toda la información necesaria a las autoridades.

Una luz de alerta desde los medios

Una nota de un medio gráfico de la provincia de Tucumán sirve para ejemplificar qué información podemos difundir los periodistas para colaborar con la creación de una conciencia social que advierta sobre los riesgos del uso de tecnologías de información y comunicación por parte de los chicos.


La gaceta de Tucumán

RIESGOS EN LA RED

La pornografía burla los filtros en internet y llega a los niños

Según un estudio, la mayoría de los chicos entra accidentalmente a páginas de contenido sexual. Nombres con trampa. Los hace vulnerables ante un posible abuso, dicen dos expertas. Los padres no controlan a sus hijos.

ALERTA. En la red se esconden páginas de contenido sexual con nombres aparentemente inocentes.

Nueve de cada 10 chicos de entre ocho y 16 años han visto pornografía en forma accidental, mientras buscaban información en internet para sus tareas escolares. A esta conclusión llegó un estudio de la ONG tucumana Equipo de Prevención del Abuso Sexual Infantil (Epasi).

En el trabajo se señala que los ciber son los lugares más frecuentados por los chicos para ver imágenes y videos con fuerte contenido sexual, alentados por la falta de los filtros antipornografía obligatorios.

Según un sondeo realizado por LA GACETA On Line en ciber del microcentro, si bien estos locales son controlados por el Instituto Provincial de Lucha contra el Alcoholismo (Ipla), muchas veces no tienen instalados filtros antipornografía en todas las máquinas. En otros casos, no logran detectar las páginas con pornografía encubierta. “Es muy difícil, porque la pornografía se filtra por aparentemente inofensivas y la única manera de comprobarlo es abriéndo los sitios uno por uno”, dijo un encargado.

Según el Epasi, la edad promedio de inicio de consumo de pornografía es de 11 años en los varones. En la mayoría de los casos, comienza de modo accidental. Por ejemplo, si se coloca en el buscador uno de los buscadores más usados el nombre de un cuento infantil, aparece un enorme listado con páginas y, entre ellas, algunas con imágenes pornográficas. Con otras palabras sin ninguna connotación sexual se ofrecen sitios con links que remiten a blogs con contenido distinto del de la página original.


Factor de riesgo

La mayor dificultad para el control del consumo de pornografía son los adultos. “El 38% de los adultos cree que no hay nada malo en la pornografía. Así es que 72 millones de usuarios de Internet en el mundo visitan páginas pornográficas cada año”, advierte la presidenta de Epasi, Viviana Salinas.

La psicóloga social Ana Valoy sostiene que el consumo indiscriminado de pornografía por parte de un adulto es un factor de riesgo. “Inducir a un niño a consumir pornografía es una forma de abuso sexual que daña su psiquis y lo pone en posición de vulnerabilidad”, advirtió.

En los talleres de prevención que realiza el Epasi en pasaje Guido Spano 3.901, del barrio Las Américas, entre un 16% y un 20% de los niños reveló haber sufrido un episodio de abuso por parte de un adulto alguna vez. “Los padres no toman conciencia de la importancia de alejar a los chicos de la pornografía y de alertarlo sobre cómo defenderse frente al abuso sexual.

Los últimos registros de Epasi, muestran que, de un total de 44 niños y niñas víctimas, sólo 15 padres o madres sabían o sospechaba que estos sufrían abuso sexual”, señaló la profesional.


Aconsejan controlar los contenidos de internet

Según un estudio de una ONG tucumana, el 90% de los chicos de 16 años ha visto pornografía en forma accidental.
Controlar las páginas que los chicos abren en internet, no permitirles chatear con desconocidos, instalar filtros en la PC, visitar el ciber al que asisten los hijos son algunas de las recomendaciones de los expertos para prevenir que los niños ingresen en páginas de alto contenido sexual. Según un estudio de una ONG tucumana, el 90% de los chicos de 16 años ha visto pornografía en forma accidental. Muchas veces se trata de páginas a las que se ingresa a partir de palabras que no tienen nada que ver con su contenido sexual, como el nombre de un cuento. “Inducir a un niño a consumir pornografía lo hace vulnerable ante el abuso sexual”, advierte la psicóloga social Ana Valoy.


Link: http://www.lagaceta.com.ar/vernotae.asp?id_nota=246757
  • En este último punto, debemos hacer una aclaración. Como un principio de nuestras acciones, intentamos darles las armas a los niños, niñas o adolescentes para que ellos mismos puedan diferenciar. Los filtros son útiles, sí. Pero parcialmente. Lo mejor es que a medida que van creciendo, vayan tomando conciencia de lo que abarca internet, y que ellos mismos aprendan a protegerse. Los filtros no crearán una coraza tan firme como esta.

viernes, 23 de mayo de 2008

Más allá de la pantalla...

Nunca se sabe quién puede estar del otro lado...

La niña chatea con alguien que se dice un par. Y de a poco va haciendo que le amplíe la información sobre ella. Colegio, edad y por útlimo, domicilio. La estrategia del pedófilo apunta a aprovechar la inocencia de los chicos.

Piensa antes de publicar

Un video para introducirnos en el tema.

Todos reconocen a Sarah. Al principio los saludos de los hombres la hacen sentir bien, pero después se da cuenta que todos vieron las fotos que subió a Internet, en las que posaba en ropa interior.

Modernizar conceptos

Muchas preguntas se abrieron frente a las TICs ¿Cambiaron los valores? ¿Un amigo es lo mismo que un amigo virtual? ¿La comunicación de los adolescentes es la misma que antes de las tecnologías? ¿Qué ha ocurrido con los conceptos de público y privado?
No hay respuestas aseguradas, sólo hipótesis que vamos refutando o validando a través de las experiencias concretas.
Como periodistas, es importante que sumemos este tema a nuestro repertorio. Tenemos que modernizar los viejos conceptos!!!
Esta vez, el ser argentinos no es una desventaja con respecto a los países más avanzados. Eso significa que estamos a tiempo para prevenir. Aprovechémoslo. Eso explica a grandes rasgos el enfoque preventivo y no restrictivo de Chicos.net
Empecemos a profundizar el tema…

miércoles, 21 de mayo de 2008

GLOSARIO

TICs
Son las tecnologías de la información y comunicación, lo que consideramos, influye en la vida de los niños, niñas y adolescentes en todo el mundo, sin distinción de clases sociales.

Niño
En la Argentina, acorde a la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño (Ley 23.849), se concibe niño a todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los 18 años de edad. “Ser niño o niña no es ser ‘menos adulto’, la niñez no es una etapa de preparación para la vida adulta, la infancia y la adolescencia son formas de ser persona y tienen igual valor que cualquier otra etapa de la vida”.
(Fuente: Cillero Bruñol, Miguel “Infancia, autonomía y derechos”, Editorial Mimeo, 1997, en Periodismosocial.org.ar).

Menor
Los defensores de los derechos de la infancia preferimos dejarlo de lado para referirse a los niños, niñas u adolescentes, ya que la utilización de esta palabra remite a la doctrina de situación irregular o de derecho penal del menor que considera a los niños como objetos y no como sujetos de derechos. Es común que en el periodismo se utilice para referirse a una franja determinada de la infancia y la adolescencia que es considerada “en problemas”, que tiene conflicto con la ley o que está en situación de abandono. Para diferenciar a estos niños y adolescentes del conjunto “normal”, el adjetivo es utilizado como sustantivo. Este uso es discriminatorio y proponemos, en su lugar, utilizar los términos niño, adolescente o joven. Tampoco deberían utilizarse expresiones como “menor infractor” o “menor delincuente”, ya que son términos peyorativos.
(Fuente: Agencia Nacional por los derechos de la infancia, Brasil y Tercer Sector. Muleiro, Hugo, Palabra x palabra, Editorial Biblos, Buenos Aires, 2002, en Periodismosocial.org.ar).

Ciberbullying- E-Bulling
Se refiere al acoso y maltrato entre pares que siempre ha estado presente en la vida escolar pero que ha tomado nuevas formas. Ahora internet facilita el acoso cibernético, anónimo, entre pares. El ciberbullying es la utilización de herramientas de las nuevas tecnologías para el maltrato, agresión y atemorización entre pares.

Participación especial de Enrique Fraga -periodista, autor de la nota "Cyberbullying: la nueva forma de agredir", Diario La Nación 06/07/2008-

"Cyberbullying El cyberacoso o cyberbullying es una transformación del "bullying", término anglosajón que remite a "toro" (bull), y por extensión a la acción de torear o matonear a alguien. El cyberbullying implica una acción agresiva, pero a través de medios tecnológicos (desde mails, páginas web, uso de programas de edición de fotos, hasta insultos enviados por medio de mensajes de texto). En los Estados Unidos la problemática del cyberbullyng está instalada desde 2002, con el caso de David Knight, un joven al que le fabricaron una página dedicada a denigrarlo, que podía encontrarse por medio del buscador del sitio Yahoo! Si bien en la Argentina todavía no hay estudios cuantitativos oficiales sobre el tema, alumnos, docentes y psicólogos afirman que el cyberbullying es una realidad que hay que afrontar. Para los especialistas, Internet a llegado para quedarse. El desafío tanto para padres como educadores será enseñar a los más jóvenes reglas de urbanidad, a fin de que las nuevas tecnologías no sean usadas como herramientas para dañar a las personas".

Prostitución Infantil
El periodismo social prefiere no usar esta expresión porque connota la aceptación o voluntad del niño de acceder a un intercambio sexual con un adulto a cambio de dinero. La expresión más correcta es “explotación sexual infantil” (ESCI), ya que detrás de esta situación siempre existe un adulto que lo incita u obliga a la acción para su provecho económico.
(Fuente: Periodismosocial.org.ar)

Chicos de la calle
Se utiliza para llamar a los niños y jóvenes que pasan sus días en las calles. El periodismo social prefiere no usar esta expresión y, en cambio, utilizar otra como "chicos en situación de calle" o "en situación de vulnerabilidad". El peligro de usar ese concepto, especialmente en los medios de comunicación, es que profundiza la discriminación que ya existe sobre estos chicos. Induce a pensar que "ser de la calle" es una condición "natural inmodificable", casi como ser alto o bajo, en lugar de ser advertido como una condición circunstancial. Otro aspecto negativo de este concepto es que atribuye la responsabilidad de su situación al niño o su familia y excluye a la sociedad de sus obligaciones.
Lo mismo sucede en frecuentes categorizaciones como “joven delincuente” o “precoces delincuentes” (porque se los considera objetos y no sujetos de derecho), estos términos están revestidos de un sentido peyorativo que define a los adolescentes a partir de su comportamiento y refuerza prejuicios, estigmas y desigualdades sociales.
(Fuente: Agencia Nacional por los derechos de la infancia, Brasil y Tercer Sector,en Periodismosocial.org.ar).

martes, 20 de mayo de 2008

Entrevista a Eduardo Villanueva Mansilla

Una voz autorizada

Eduardo Villanueva Mansilla es Profesor del Departamento de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Además, es Magíster en Comunicaciones, 2003, de la misma universidad. Es Licenciado en Bibliotecología y Ciencia de la Información y Editor asociado de la Journal of Community Informatics.
Realizó múltiples artículos y ponencias, y es autor de dos libros: “Comunicación Interpersonal en la era digital”, publicado el 2006 en la Enciclopedia Latinoamericana de Sociocultura y Comunicación; y “Senderos que se bifurcan: dilemas y retos de la sociedad de la información”, publicado el 2005 por el Fondo Editorial de la PUCP.

A él le hicimos algunas preguntas que contestó con amabilidad desde Perú, su lugar de residencia.

Sin dudas, una voz autorizada para orientarnos…

-¿Cuál es en la actualidad el rol de los chicos y adolescentes en el mundo virtual?

No creo que tengan un rol, en la misma medida que no hay un rol en la sociedad "real" per se. Digamos que el espacio virtual debería prepararlos para lo que viene, para ser buenos ciudadanos, consumidores responsables y personas cultas e interesadas en el mundo, siempre respetando el hecho que son niños o adolescentes y que tienen mucho que aprender pero sin perder de vista que tienen sobre todo el derecho a ser quienes son.

-¿Cómo pueden los chicos aprovechar las ventajas de la Web y al mismo tiempo tener precauciones de sus peligros? ¿Es bueno que sean productores de material, y que se incluyan en ellos?

Sería ideal que los espacios de los chicos, sobre todo si se trata de chicos menores de 12, fuesen más o menos cerrados, para evitar que sean usados por extraños, desde abusadores sexuales hasta marketeros con ansias de venderles de todo.
No creo que haya que prohibir que publiquen pero tampoco el acceso es bueno en todos los casos.

Si se les educa sobre lo que están haciendo, sobre la posibilidad que extraños los miren, y la necesidad de ser precavidos y solo trabajar con sus conocidos del mundo "real" y aquellos que provengan de sitios adecuados, "verificados" por así decirlo por sus tutores, entonces es fantástico que produzcan para el mundo virtual, porque les permite expresarse con libertad y experimentar con formas de comunicación nuevas, que les podrán servir para otros propósitos en el futuro.

Creo que sería mucho más interesantes que les enseñen a los chicos a usar la web para expresarse creativamente, que para que aprendan a usar Microsoft Office, como pasa en mi país en muchos colegios.


-¿En qué sentido modifica internet el contacto entre chicos y adolescentes, entre sí, y con otras personas?

Creo que hay hasta tres grandes aspectos:

a. Les permite manejar de manera mucho más independiente de adultos y familia sus relaciones interpersonales. Obtienen mucha privacidad, mucho más de lo que los padres son conscientes.

b. Les permite explorar contenidos a los que no tendrían acceso "normalmente". Esto va desde un extremo casi trivial, como buscar y "bajar" series de televisión para verlas a su propio ritmo y gusto, hasta temáticas convencionalmente prohibidas, pero fácilmente accesibles como la pornografía.

c. Altera la relación con las reglas y prácticas sociales convencionales respecto a los contenidos. Para los jóvenes de hoy, pagar por la música puede parecer una actitud de "viejos", entre otros casos.


-¿Considera positivo el avance de las TICs?

Más bien es inevitable. No creo que se lo pueda calificar como positivo o negativo dado que es algo con lo que tendríamos que vivir sea cual sea nuestra opinión.


-¿Qué relación debería tener internet con la escuela?

Debería considerarse al menos tres aspectos:

a. Habilidades informáticas básicas, en la forma de sensibilización para la programación (no aplicativos, que no son realmente muy útiles).

b. Habilidades académicas: cómo hacer uso de la computadora para fines educativos.

c. Habilidades comunicacionales: cómo leer y usar los medios digitales, o nuevos medios. Alfabetización mediática aplicada a las computadoras interconectadas. (Este post en un blog mío puede servirle como resumen de mis ideas en este tema: http://aoevillan.blogspot.com/2007/05/yendo-al-fondo-cules-son-los-problemas.html)


-¿De qué forma modifica a la educación tradicional? (por ejemplo, los trabajos escolares "pret a porter" de los que Ud. habla en una de sus ponencias…)

Esa es una forma muy elegante de decirlo.... lamentablemente es inevitable. Seria ideal que las escuelas buscaran desarrollar nuevas formas de creatividad académica, para poder prescindir del trabajo convencional, que es fácil de copiar. Pero es poco probable en el corto plazo. Idealmente, debería dedicarse mucha atención al proceso de creación antes que al producto.


-¿Qué actitud deberían tomar los padres para cuidar a sus hijos de los riesgos sin ser del todo prohibitivos? ¿Cómo achicar la brecha generacional?

Requiere mucho esfuerzo de parte de los padres, y sobre todo conciencia de la necesidad de hacerlo. No creo que hayan recetas genéricas, pero una actitud sanamente crítica y la aceptación que los chicos van a consumir cosas inadecuadas o impropias, y que lo importante es cómo las procesarán, es un buen punto de partida.


-¿Hasta dónde son útiles los filtros?

No mucho. Siempre se escapa algo y se bloquea lo que no se debe. Pero sobre todo, para los chicos de más de 12, crea una frontera de trasgresión: vencer al filtro es una meta en sí misma, y a veces la victoria es más importante que el propio contenido obtenido, o se termina viendo contenido que realmente no importaba solo porque el filtro lo bloqueaba.


-¿Qué recomendaciones haría a comunicadores para que alerten a los chicos sobre los riesgos pero sin desalentarlos a explotar los beneficios de este medio? ¿Y a periodistas?

Digamos que la regla de oro es no sobredimensionar ni riesgos ni virtudes. Creo también que sería más útil dirigirse a los padres, que no tienen idea de qué pasa, que hablarle a los chicos, que ya están metidos en el tema y tienen sus propios medios para llegar a respuesta (y que probablemente no vayan a leer el diario, por así decirlo).

¡Gracias Eduardo!


Entrevista a Sergio Balardini

El entrevistado es psicólogo, especialista en adolescencia e infancia.

Es investigador y coordinador del programa de estudios sobre juventud de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) y director de proyectos para la juventud de la Fundación FES Internacional (Friedrich Ebert Stiftung). También es Consultor de la Organización Iberoamericana de la Juventud (OIJ) y Miembro de la Mesa de Concertación Juvenil de la Ciudad de Buenos Aires.

Su visión sobre la relación de los chicos y las tecnologías es clara: aplicar al mundo virtual las reglas del mundo presencial.
Con esa premisa, define el rol de los periodistas, y subraya la necesidad de tratar a los niños, niñas y adolescentes como sujetos de derechos.

-¿Cómo han cambiado las relaciones intergeneracionales?

Hay una nueva situación de integración con fronteras porosas, permeables. Asistimos a la juvenilización de los adultos y adultización de los adolescentes. En este marco, hay una redistribución de saberes intergeneracionales. Es decir, sigue habiendo cosas que son muy propias de generaciones, pero hay flexibilidad, adaptabilidad, y una presencia nómade, en espacios múltiples, en paralelo, propias del tiempo en que se vive. Por supuesto que es más fácil a los contemporáneos adaptarse. También hay migrantes digitales entre adultos y chicos, por ejemplo, un joven, que no nació en contacto con las tecnologías, pero que está más adaptado a las realidades que llegan. Los chicos, en cambio, viven las relaciones con las tecnologías como un ambiente.

-¿Dónde se ubican los periodistas en estas nuevas relaciones?

Al periodismo lo implica, primero, una cuestión que tiene que ver con la ética. Su función se asemeja a la del adulto a la hora de proteger a los niños, niñas y adolescentes. Cuando se los expone, el primer eje a considerar debe ser la protección, el cuidado y el respeto, y no la estigmatización. Hay que tratarlos como a cualquier ciudadano, teniendo en cuenta que son ciudadanos en la etapa de formación, y que aún no disponen de todos los recursos.

-¿Qué actitud se debe fomentar frente a las tecnologías, sin demonizarlas ni endiosarlas?

Lo ideal es impulsar una posición igual a la que se toma en el mundo presencial proyectada a los mundos digitales; esto es, tener las mismas precauciones y los mismos respetos. Todos los recaudos que los padres dan a sus hijos para la vida real son aplicables a lo virtual.

-Entonces, el vínculo con Internet debe ser un reflejo de lo cotidiano…

Claro, la relación en el mundo real no implica pura horizontalidad entre los niños, niñas y adolescentes, ni tampoco pura verticalidad. El adulto no tiene una posición de par. Lo que hay que hacer es alentar una posición crítica y no paternalista sólo con las prohibiciones. Ya que las prohibiciones implican un rechazo por parte de los chicos, además, cuando el adulto esta ausente nada garantiza su cumplimiento. En cambio, lo esencial son los criterios de autoprotección brindados por los adultos. Incluso, para construir ciudadanía, éste es el estilo necesario. El problema es que la figura del adulto tiene menos peso específico que en otros tiempos por diferentes razones convergentes.

-¿Qué actitud tienen que tomar los adultos en la relación de los chicos y las TICs, para no estar completamente ajenos?

Es fundamental que sea firmemente participativa. Que en la práctica exista una escucha de calidad y que haya una presencia de calidad, cuando no es posible que la misma sea frecuente. Los niños, niñas y adolescentes deben ser incluidos como sujetos de derechos también en las relaciones intergeneracionales. Y esta posición es aplicable a la necesaria conversación acerca del uso de las TICs.

-El criterio, entonces, es igual para los comunicadores…

Sí, en tanto adultos éticos. Las tecnologías deben vivirse no de un modo amenazador sino en base a criterios que abarcan también al modo de vivir las “vidas virtuales”. ¿Te irías con cualquiera? ¿Hablarías con cualquiera? En general, no sucede así en la vida real. Entonces, tampoco es recomendable que suceder en la vida virtual. Es similar a ser “popular”… ¿Cuál es el límite y qué riesgos implica? Eso también debe pensarse en relación con el espacio virtual.


La reflexión es válida. Para los interesados, Balardini tiene un amplio curriculum relacionado a la infancia y adolescencia y es una buena fuente para explorar, por su claridad conceptual.

Se ha desempeñado como Coordinador del Grupo de Trabajo sobre Juventud del CLACSO (Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales) durante los años 1997-2003 y como director de Capacitación y Estudios de la Dirección Nacional de Juventud (1999-2001). Y ha desarrollado actividades en organismos públicos de las áreas de desarrollo social, educación, juventud, escuelas de gobierno, ferias de proyectos, y en diferentes jurisdicciones: municipal, provincial y nacional.

Su lectura de las tecnologías se basa en el modo en que la era electrónica modificó al trabajo y la economía en general, sino también la sociedad, la cultura y la familia.

Agradecemos a este especialista por sumar su opinión al debate que está presente en nuestro día a día.

lunes, 19 de mayo de 2008

Cómo comunicar teniendo en cuenta los Derechos del Niño

TIPS para no dejar de lado algunos principios en nuestra labor diaria


La Convención de Derechos del Niño

En 1990 se firmó la Convención de los Derechos del Niño (CDN), en la que todos los países del mundo, excepto Somalia y los Estados Unidos, se comprometieron a adoptar medidas que garantizaran la protección de la infancia. Sin embargo, sigue existiendo la necesidad de que este compromiso sea asumido por todos los sectores de la sociedad.

Los medios de comunicación y los periodistas tenemos en ello un papel trascendente que cumplir, tanto en la promoción como en la difusión de estos derechos.
“Comunicar sin dañar”, realizado por la ONG Raíces, es una propuesta para incorporar nuevas perspectivas en los hechos noticiosos que diariamente periodista y medios de comunicación cubren en torno a la infancia.

Los niños, protagonistas

Antes de la CDN, que entró en vigor en 1990, el Estado y sus instituciones se relacionaban con la infancia con una visión tutelar y asistencialista, en la que los niños eran vistos como objetos de protección. La Convención planteó la necesidad de modificar estructuralmente esta relación, entregando una perspectiva que exige la formulación de políticas públicas que garanticen la protección integral, incluida en ella el desarrollo social de todos los niños.
Cuando hablamos de enfoque de derecho nos referimos a esta nueva mirada donde niños, niñas y adolescentes con protagonistas de sus propios espacios de crecimiento.
No hay diferencia entre un niño y un adulto cuando se trata de participar ejerciendo la ciudadanía, cada uno desde el lugar y el momento de la vida en que se encuentra.

Protección, desde la información

-La CDN estableció como una de sus prioridades, la protección de los chicos. Más específicamente, en su artículo 19 se hace referencia a la responsabilidad del Estado en adoptar “todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluso el abuso sexual”.

-La Convención también garantiza, en el artículo 13, el derecho a la información y libertad de expresión con la posibilidad de “incluir la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o impresas, en forma artística o por cualquier otro medio elegido por el niño”. Pero esto no debe empañar la protección de los niños, ya que esta libertad de expresión está restringida por otras consideraciones de políticas públicas.

De este documento se pueden extraer algunos puntos para tener en cuenta al momento de publicar información que involucre a niños, niñas o adolescentes.

-La Convención de Derechos del Niño (CDN) establece que las voces de los niños, incluso en las entrevistas, deben ser escuchadas respetadas y cuidando su integridad. Al entrevistar a niños y niñas, se abre un espacio de desigualdades con el periodista, potencial para la explotación.

Por eso, entre otras cosas, se recomienda:

*hablar con un adulto responsable, que esté presente durante la entrevista.
*explicar al niño en qué consistirá su participación y cómo será utilizada su imagen o su entrevista.

-En el artículo 16, la CDN llama al Estado a evitar la injerencia arbitraria en la vida privada de niños, niñas y adolescentes, ya sean éstos víctimas de vulneraciones de derecho o que estén vinculados a infracciones de ley.

“(…) eso se traduce en no revictimizar a las víctimas y respetar su identidad.
Preguntarse qué va a pasar con ese niño o niña al día siguiente, cuando ya deje de ser noticia (…)”. (Hernán Fernández, abogado)

-En el artículo 40 del mismo documento, se establece que a todo adolescente en conflicto con la ley “(…) se le presumirá inocente mientras no se pruebe su culpabilidad conforme a la ley"; y que “se respetará su vida privada en todas las fases del procedimiento”. Así también lo plantea el Código de Etica del Colegio de Periodistas, editado en 1999.

-Evitar el lenguaje peyorativo y estigmatizante.

Por ejemplo, las clasificaciones “menor delincuente” o “niño pistolero”, condenan a los niños en condiciones estáticas, que no contempla la posibilidad de integración social. Con un lenguaje respetuoso, se comienza a construir una imagen que abre la posibilidad al cambio. Lo mismo ocurre con el lenguaje en el caso de la Explotación Sexual Comercial. Por ejemplo, el término “prostitución infantil”, no contempla la exposición a vulneraciones, como exclusión, pobreza, abandono, y sobre todo, desamor. Los niños, niñas y adolescentes no se prostituyen, son explotados por adultos que se aprovechan de ellos.

-Hacer un uso respetuoso de las imágenes.

Es decir, fotografiar o grabar al niño con su consentimiento. No utilizar tomas u efectos que carguen juicios de valor sobre la víctima y lo hagan parecer como culpable. Por ejemplo, planos en picado, distorsión de la voz, silueta en la oscuridad.

-Informar con el interés público como motivación y no el sensacionalismo

Se refiere a la sensibilidad que los temas tienen en la opinión pública. Por ello, su tratamiento debe tener el fin de informar sin incrementar la morbosidad o detalles irrelevantes, porque detrás de la noticia hay un problema más profundo que aqueja a la sociedad.

Los medios y la explotación comercial sexual de chicos y adolescentes

Los chicos son los últimos eslabones en largas cadenas de vulneraciones y, con frecuencia, los enfoques sobre operativos policiales, revictimizan a los niños y niñas explotados, en lugar de aprovechar para concienciar a la sociedad del problema de fondo.

A la hora de informar, no olvidemos
-Quienes mantienen relaciones sexuales con un menor de 18 años cometen un delito.

-La explotación sexual comercial es una práctica que daña enormemente a los chicos u adolescentes.

-Un entorno que considere a niños, niñas y adolescentes como sujetos de derecho y de protección puede contribuir a reparar el daño causado por las vulneraciones.

Diferencias a para informar, que pueden perpetuar construcciones culturales erróneas o contribuir a la sensibilización respecto del tema.

Con enfoque de derecho

-El interés se centra en denunciar a los explotadores y en las posibilidades o limitaciones que la sociedad brinda a los niños niñas o adolescentes para salir de esa situación.
-Se identifica a los victimarios, para que sean sancionados, amparados en la ley.
-Se explican los efectos psicológicos y sociales que padecen los niños, niñas o adolescentes, víctimas de explotación sexual.
-Se hace un seguimiento del tema e interpretación del problema. Se destaca la raíz social, con un enfoque más amplio.
-Se incorporan fuentes como personas e instituciones, valorando a quienes han salido del problema.

Sin enfoque de derecho

-El interés se centra en la víctima, en cuánto ganan y en la posibilidad de hacer otras actividades relacionadas.
-Se identifica a las víctimas y se protege la identidad de los victimarios.
-Se exhiben y detallan los “servicios” para aumentar la morbosidad en el público.
-Se entrega información mediante noticias breves, sin seguimiento, centradas en el sensacionalismo.
-Se utilizan sólo fuentes oficiales, policiales.

(Fuente cuadro comparativo: ONG Raíces)

domingo, 18 de mayo de 2008

¿Por qué este blog?

Este blog es parte del programa Internet Segura que implementa la Asociación Civil Chicos.net desde el 2006. Nuestra intención con este espacio es que los periodistas, al escribir o realizar producciones sobre temas relacionados a chicos y tecnologías, cumplan la función social de favorecer la formación de criterio sobre los problemas vinculados al uso de tecnologías por parte de chicos y adolescentes.

¿Por qué orientado a periodistas y comunicadores?


• Porque son los comunicadores quienes cumplen un rol social: es su responsabilidad contribuir a alertar sobre los riesgos que trae aparejado el uso de las nuevas tecnologías de la información y comunicación por parte de niños, niñas y adolescentes.


• Porque los periodistas están inmersos en este proceso que, día a día, también modifica su profesión. Y porque con su voz, sus textos y sus imágenes organizan la vorágine de información que convive con las familias en los hogares, sin límites sociales.


• Porque no hay recetas de lo que hay que hacer, sino la posibilidad de crear conciencia sobre la interacción con las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs).


• Porque un fenómeno nuevo necesita nuevas explicaciones; profesionales capacitados para descifrar los hechos y difundirlos.


• Porque las fuentes, las herramientas, e incluso el lenguaje de los medios de comunicación se transformaron. Pero lo que no cambia es la ética en la que debe estar basado el trabajo periodístico.• Porque la palabra en boca o en la pluma de un comunicador merece tener en cuenta los peligros que subyacen para los más chicos.