viernes, 2 de octubre de 2009

Cada vez más chicas exhiben sus cuerpos por Internet
En algunos casos pueden ganar hasta 500 dólares

El exhibicionismo del que hacen gala las adolescentes por internet parece no tener límite: cada vez más chicas cobran por desnudarse o protagonizar shows eróticos frente a las cámaras web. Las sugerentes imágenes son votadas por los usuarios y la ganadora puede obtener hasta 500 dólares de premio, al tiempo que los portales que ofrecen “strippers virtuales” cobran importantes cifras en euros.
Se trata de un fenómeno que apareció en los últimos tiempos y plantea interrogantes acerca de los riesgos que conlleva esta práctica, ya que quienes participan de estas actividades no son modelos ni desnudistas. Son chicas que estudian, trabajan y les gusta exhibirse en la web y que les paguen por ello.
Una encuesta reciente estima que 4 de 10 adolescentes envía fotos suyas en poses provocativas a través de la web. Pero los especialistas advierten que el nuevo fenómeno supera al denominado “sexting” -el intercambio entre jóvenes de fotos y videos eróticos- dado que las chicas no sólo se divierten sino que cobran por posar con poca ropa.

Objeto de deseo

Uno de los sitios que recibe y publica imágenes de chicas en posturas provocativas es “suicide girls” (chicas suicidas), que cada día premia con 500 dólares a una de las 300 lolitas que envían sus fotos.
Los usuarios deben registrarse y pagar para disfrutar de las infartantes beldades. El portal se promociona como una página web que busca mostrar la belleza “real” de las mujeres y ofrece a las postulantes la posibilidad de hacer una producción de fotos profesional en la que deben mostrarse sin ropas.
En declaraciones periodísticas, una de las participantes, que estudia en la facultad y tiene 20 años, admitió que “lo hago porque me gusta la estética de las fotos. Más allá de que son eróticas, tiene una estética que va con una onda muy particular”.
Otro de los sitios, quewebcams.com, ofrece “strippers” virtuales y la mayoría de sus visitantes son españoles. Los usuarios abonan 1,50 euros el minuto de conexión para observar a una de las 60 chicas que realizan los shows eróticos.
Las desnudistas usan nombres falsos y en ocasiones cumplen jornadas laborales de ocho horas. Según trascendió, las bellas mujeres tienen que mantener a los excitados cibernautas la mayor cantidad de tiempo posible frente a la pantalla de modo que se van quitando las prendas muy lentamente.
El fenómeno trasciende el país y en toda Latinoamérica los servicios de strippers virtuales son muy demandados. Por otra parte, las autoridades impositivas de Suecia rastrean los sitios webs que ofrecen “striptease” en directo a cambio de dinero, con el propósito de identificar a las mujeres y obligarlas a declarar el dinero ganado por este sistema.
Los sabuesos escandinavos mencionaron que unas 200 mujeres han sido investigadas y otras 300 más podrían serlo en el futuro. “La mayoría son chicas jóvenes, por lo que podemos ver en el fotografías. Pensamos que quizá no estén bien informadas sobre la legislación”, comentaron.

Los riesgos

Andrea Urbas, integrante de Chicos.net -una asociación dedicada a promover iniciativas educaciones a través de las nuevas tecnologías-, explicó que las chicas “no tienen conciencia que hacen pública su imagen, del recorrido que hará la misma y que quedará en web por mucho tiempo. Y esa exposición en un futuro puede ocasionarles problemas para encontrar trabajo, por ejemplo. Pero ellas no proyectan quienes pueden ver sus imágenes”.
Además, Urbas señaló que “muchos sitios web dicen que van a cuidar la privacidad pero obviamente no lo hacen. Y estamos en una época en que se revaloriza la belleza y las adolescentes tienen un interés excesivo en mostrarse, en posiciones provocativas, de alto contenido sexual”.

Fuente: http://www.popularonline.com.ar/nota.php?Nota=413271


lunes, 28 de septiembre de 2009

Las chicas publican sus celulares en Facebook sin medir los riesgos

Un 20,3% de las chicas de 13 a 15 años que usan Facebook publica en esa red social su número de celular. El dato surge de un estudio que realizó la Asociación Chicos.net sobre la conducta de los adolescentes (de 13 a 18 años) en Facebook.
Si se toma el total de la muestra, se ve que un 17% de los chicos y chicas publica el teléfono celular entre sus datos personales. De esta y otras conductas detectadas en la investigación, el estudio concluye que: "No se observa un cuidado especial al publicar datos personales en la Web. Casi todos los chicos publican su nombre completo, colegio, localidad, fecha de nacimiento y mail como parte de la información personal." El trabajo señala que si bien la publicación de ese tipo de datos es parte de la lógica de las redes sociales, esa exposición "refuerza el hecho de la necesidad de orientación adulta".

La investigación, que hizo un seguimiento de los perfiles publicados en Facebook por 250 chicos y chicas de Capital y el Conurbano, señala que "en casi la totalidad de los casos los chicos exponen fotos de su casa (seguramente, sin el conocimiento de sus padres), lo cual no supondría un factor de riesgo si no fuera por su articulación potencial con el resto de los datos publicados".

Laura Serra, directora del portal Educ.ar, del Ministerio de Educación de la Nación, afirma que el vínculo de los chicos con las redes sociales demanda a padres y docentes. "La explosión de Facebook enfrenta a los padres, en forma exponencial, con su principal tarea, que es también una de las principales de los docentes: acompañar a los chicos en su crecimiento, en todas las formas posibles. Internet, y en este caso Facebook, es entre otras cosas, una herramienta de comunicación. Ni más ni menos que eso", dice la directora de Educ.ar.Sigue Serra: "Está en nosotros, los adultos, guiarlos, sin coartarlos, enseñándoles a cuidarse y respetarse, y a cuidar y respetar a los demás. A no publicar sus datos personales, no arreglar encuentros con desconocidos, no actuar sin pensar, no escribir algo guiados por un impulso, y a no lastimar".

Para los investigadores, en el estudio se ve que casi la totalidad de los adolescentes de la muestra "parece no percibir la diferencia entre las características y circunstancias de un espacio público y un espacio privado". O bien, señala el trabajo, "consideran que la información que proveen sólo está al alcance de amigos y conocidos. Sin embargo, hay señales que indican que sus perfiles incluyen a terceros que no han sido parte de sus vidas".

Que los datos de los chicos quedan a disposición no sólo de personas cercanas a ellos puede deducirse si se revisa la cantidad de "amigos" (así se llama a los contactos en Facebook) que tiene cada uno de ellos. Del total de la muestra, tienen hasta 49 amigos sólo el 1,6% de los chicos; mientras que el 55,2% reúne entre 50 y 349 amigos; el 34,8% suma entre 350 y 799 contactos; y más de 800 amigos tiene el 8,4% de los adolescentes que formaron parte de la muestra.

Fuente: Clarin

jueves, 24 de septiembre de 2009

DIEZ PREGUNTAS
Página 12 entrevista a Marcela Czarny

ES DIRECTORA GENERAL DE CHICOS.NET, UN EQUIPO QUE TRABAJA DESDE EL AÑO 1998 DESARROLLANDO PROYECTOS ORIENTADOS A LA DIFUSION DE LA CULTURA, LA EDUCACION Y LA PARTICIPACION DE LOS NIÑOS Y NIÑAS. A TRAVES DE SU LABOR. WWW.CHICOS.NET SE CONSTITUYO COMO PARADIGMA DE SITIO INTERACTIVO PARA NIÑOS Y PREADOLESCENTES DE HABLA HISPANA. VISITADO POR MAS DE 5000 NIÑOS Y DOCENTES POR DIA, COMENZO A PERCIBIR LAS POSIBILIDADES QUE BRINDABA ESTE NUEVO MEDIO A LA SOCIEDAD.

Por Paula Carri

¿Desde cuándo trabaja con tecnología e infancia y por qué?

–Comenzamos hace diez años con la publicación on line del sitio www.chicos.net. A partir del contacto permanente con los niños y niñas usuarios fuimos percibiendo esta necesidad de que ellos tomen conciencia de que el celular, Internet, y las cámaras digitales son dispositivos que pueden ser utilizados de un modo riesgoso, o que cause daño a otros. Minimizar estas posibilidades es una tarea que nos planteamos hace ya cuatro años, con acciones directas para padres, docentes, gobernantes, y los niños, niñas y adolescentes.

¿Cree que está un tanto demonizada la tecnología en relación con infantes y adolescentes?

–La tecnología no es el enemigo ni de los chicos ni de los adultos. Es una herramienta que, como cualquier otra, hay que saber usarla y cuidarse de los peligros que puedan presentarse durante su utilización.

Los niños son hoy los nativos digitales, los que han nacido con la tecnología. Los adultos no están familiarizados con las nuevas herramientas online y no saben cómo prevenir a los chicos de los posibles peligros porque no los conocen. Para ellos es fundamental la educación para adultos, jóvenes y niños. Todos estamos expuestos a correr riesgos que atentan con la privacidad de las personas, con su intimidad, al igual que día a día en cualquier sitio a donde concurramos y no conocemos la gente que está allí.

¿Qué tendrían que hacer los adultos para estar a la altura de las circunstancias, o mejor dicho de los saberes de sus hijos?

–Yo distinguiría tres acciones clave. Diálogo: conversar con los hijos, comunicarse, promover la confianza de ellos para con uno, preguntar qué hicieron en la computadora del mismo modo que se pregunta qué hicieron en la escuela, etc. Apropiación de las TIC: tratar de comprender cómo funcionan los diferentes programas que utilizan los hijos. Pedirles a los mismos chicos que les muestren cómo funciona cada dispositivo, que los ayuden a hacer un blog, una página, un usuario de MSN, etc. En esa interacción en donde los hijos “enseñan”, el papá o la mamá puede “colar” las preguntas, las dudas, las sugerencias correspondientes. No abandonar el rol parental o docente: jamás decir “no sé de tecnología, no entiendo lo que hacen, no me meto”. A los padres y los docentes les debe quedar en claro que, aun si no saben o no conocen las TIC por adentro, siguen siendo quienes tienen la responsabilidad de proteger, orientar y ayudar a los chicos y chicas, ya que los problemas que hay adentro de la red no dejan de ser los mismos que pueden tener en la vida real.

¿Cree que hay que restringir en niñas y niños el uso de la computadora?

–Hay que restringir el uso de la computadora si este uso desplaza las demás actividades que los chicos deben realizar para tener un desarrollo sano y completo. ¡Pero ojo! Dentro del uso que ellos y ellas les dan a la computadora están incluidas un montón de necesidades, como ser la interacción con pares, la búsqueda de material para la escuela o la expresión personal. Por eso recomendamos a los padres que antes que restringir, hay que estar al tanto de lo que hace cada uno con la computadora. No es lo mismo estar cinco horas jugando a un mismo juego en donde hay que matar muñequitos que comunicarse con pares; publicar notas o cuentos o poesías, averiguar datos del club de fútbol o del hobby preferido.

¿Es educarlos con responsabilidad ponerles horarios para estar conectados?

–Entendemos que es responsabilidad de los padres, del mismo modo que es responsabilidad ponerles horarios para cuando vuelven de una fiesta, cuando ven televisión o cuando van a jugar al fútbol. Cada uno sabe cómo sugerir y qué actividad potenciar en cada niño o niña. Pero vuelvo a lo mismo, lo importante es que antes de restringir horarios es necesario saber qué hacen con la computadora.

¿A qué edad pueden disponer por sí de sus conexiones en la red, sin ninguna supervisión ni consejo?

–Hay que tener presente que no es diferente de lo que sucede con los demás aspectos de la vida cotidiana de los hijos. ¿Desde qué edad viajan solos, se mueven solos, no informan o no comunican de las actividades? Esto depende de cada familia.

¿Qué es el concurso Tecnología Sí?

–Se llama TecnologíaSí, conectate con responsabilidad. Invitamos a adolescentes de entre 13 y 18 años a compartir experiencias positivas a través de videos que integren el uso de Internet, el celular y demás dispositivos tecnológicos.

¿Cuál es la finalidad de este tipo de actividades?

–El concurso es una de las acciones que lleva adelante Chicos.net para que los adolescentes tomen conciencia de los riesgos a los que están expuestos cuando interactúa con las tecnologías que hoy están disponibles y son parte de su vida cotidiana. Además, se desprende que son ellos los principales usuarios y forjadores de las pautas de interacción, por lo que las acciones que se lleven adelante para promover el uso responsable de la tecnología deben ser participativas.

¿Por qué cree que la brecha digital se agranda en las mujeres cuando son adultas, si en la infancia no hay tanta diferencia?

–Es una muy buena pregunta, para la cual no tengo respuesta.

Los detalles de participación en el Concurso pueden consultarse en: http://www.tecnologiasi.org.ar/

Fuente: www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-5187-2009-09-19.html

martes, 22 de septiembre de 2009

"Los jóvenes saben más que sus maestros"

Nuevas tecnologías: ¿un obstáculo educativo o un recurso aún no aprovechado por los educadores?

Nicholas Burbules, doctor en Filosofía de la Educación de la Universidad de Stanford, afirma que atravesamos un momento histórico único porque “hoy los jóvenes saben más que los docentes sobre las tecnologías de la comunicación”. Y va más allá: “Si los profesores midieran la cantidad de horas que los jóvenes pasan trabajando en sus blogs, deberían preguntarse si ellos pueden reunir tanta energía y volcarla en una actividad de aprendizaje”.

El desafío de los educadores, resume, es tomar esa creatividad y usarla para sus propuestas.

Provocador, este profesor del Departamento de Estudios sobre Política Educacional de la Universidad de Illinois, Estados Unidos, se preguntó, durante su reciente visita a la Argentina, si tiene sentido comprar miles de computadoras para las escuelas, cuando la tecnología que eligen los jóvenes es la de los celulares. Sostiene que allí hay un "potencial educativo que no está siendo utilizado." En diálogo con LA NACION, Burbules reflexiona acerca de los riesgos y las oportunidades de un mundo en el que la tecnología marca los nuevos modos de enseñar, de aprender, de participar, de hacer política. Describe a la tecnología como ubicua. "Se encuentra en todas partes: tiendas, colegios, bibliotecas, casas; siempre está con la gente." Afirma que necesitamos entender la curiosidad de la gente joven y ayudarla a comprender sus elecciones y las consecuencias que ellas tienen.

Burbules es autor de numerosas obras, que son bibliografía de referencia para los estudiosos de estos temas. Entre ellas se destaca Educación: riesgos y promesas de las tecnologías de la información (en colaboración con Thomas Callister).

-¿Cuáles son los riesgos a los que nos exponen las nuevas tecnologías de la comunicación?

-Estamos sometidos a un sistema de vigilancia cada vez mayor. Muchos jóvenes utilizan Internet para subir información personal. Posiblemente, no piensan en lo que puede suceder años después. Es riesgoso. Hay mucha gente que está todo el tiempo buscando esa información en la Web. Es común en Estados Unidos que, cuando una persona se postula para un trabajo o para ingresar en la universidad, los responsables de definir su ingreso googleen su nombre buscando los antecedentes y utilicen esa información para tomar la decisión. Es información pública y piensan que tienen derecho a utilizarla, pero tal vez fue puesta en la Red varios años atrás.

-Si subir información a la Web es un riesgo, ¿cómo deberíamos manejarnos?

-Los riesgos y las promesas siempre van de la mano. En la clase tradicional, las actividades son vistas por dos personas: el alumno, que las hace, y el profesor, que las lee, las califica y las devuelve. Y eso es todo. Pero ahora los alumnos hacen cosas que pueden ser publicadas y vistas por miles de personas. Es una manera muy diferente de pensar. Si los profesores miden la cantidad de horas que los jóvenes pasan trabajando en sus blogs , deberían pensar: "Si yo pudiera conseguir esa energía y ponerla en una actividad de aprendizaje..."

-¿Se están formando docentes capaces de introducir las nuevas tecnologías?

-Estamos en un momento histórico único, en el que los alumnos saben más que los docentes. Entonces, el profesor tiene que establecer una nueva manera de relacionarse, porque el alumno puede ayudarlo a enseñar. Si los profesores prestan atención, pueden entender lo que al estudiante le interesa y comprender lo que está haciendo. La tecnología debe ser simplemente una parte de la tarea de enseñar. Si esto sucede, los docentes no se van a preguntar cómo deben utilizar una computadora. Simplemente interactuarán con su área de conocimiento.

-¿Conoce el proyecto OLPC, One Laptop Per Child, promovido por Nicholas Negroponte, que impulsa el Ministerio de Educación de la Argentina?

-No sé mucho acerca del proyecto, pero si uno va a invertir un millón de dólares para comprar computadoras debe preguntarse si ésa es la mejor manera de gastar el dinero. El verdadero desafío para los educadores es pensar dónde están y hacia dónde se dirigen los jóvenes. Porque nosotros los estamos siguiendo a ellos. El otro día me enteré de que en Estados Unidos muchos jóvenes consideran el correo electrónico una tecnología vieja. No lo usan más: usan mensajes de texto instantáneos. ¿Hacia dónde se dirigen los jóvenes? Lo que sabemos es que lo que ellos tienen en el bolsillo es un celular . Tal vez antes de gastar dinero deberíamos preguntarnos si no deberíamos usar esa tecnología.

-Los estudiantes de Santiago, Chile, organizaron una revuelta pocos meses atrás utilizando blogs y mensajes de texto.

-Justamente, ésta es la cuestión. Un teléfono celular no es simplemente un teléfono celular. Es útil para enviar mensajes de texto, es una cámara, un video, un grabador, reproduce música. Entonces hay que pensar en todos los usos que para la educación podrían existir a través de esta tecnología, que es mucho más barata que una laptop y que los chicos ya tienen.

-¿Será el celular la tecnología que marque la evolución de la lengua escrita, a través de los mensajes de texto?

-No lo sé. En general, la gente distingue cómo habla o escribe según el contexto. Puede suceder que para mandar mensajes de texto utilice un código, pero cuando escribe para postularse para un trabajo usa una lengua formal. Para mí lo más interesante de los mensajes de texto es que es un lenguaje totalmente inventado. Cuando las compañías desarrollaron los teléfonos celulares, discutían si iban a desarrollar la capacidad de mandar mensajes de texto a través del teléfono celular. Se preguntaban para qué mandar a alguien un mensaje de texto cuando uno tiene el aparato en su mano y podría simplemente hablar. Las cosas no funcionaron así. Los jóvenes son los líderes. Ellos están inventando este lenguaje. Hay una lección ahí para los educadores acerca de la creatividad de la inteligencia colectiva de la gente joven.

-¿Qué sugerencias daría a los padres para evitar que los jóvenes se expusieran a los riesgos de Internet?

-La mayoría de los padres se sienten confundidos, amenazados porque no saben qué están haciendo los chicos. Una de las respuestas de los adultos es la prohibición, usar un filtro, desenchufar la computadora. Pero no hay ninguna medida para prevenir que la gente joven use esta tecnología. Lo que necesitamos es entender la curiosidad de la gente joven, ayudarla a comprender sus elecciones y las consecuencias de sus decisiones. Las soluciones son educativas, no técnicas.

-¿Cómo modifica Internet la participación cívica de los jóvenes?

-Los blogs son herramientas muy poderosas para sumar a seguidores para causas políticas. Estamos empezando a ver el potencial de estas comunidades: realmente, cambian el proceso político. Se está democratizando al acceso a la información política. Hay un viejo dicho que dice que la libertad de prensa sólo existe para la gente que puede comprar una imprenta, pero hoy cualquiera puede ejercer esa libertad a través de Internet.

-¿Por qué los chicos dan a conocer su privacidad en Internet?

-A la gente joven siempre le gustó tener un diario íntimo, compartir secretos, chusmear, pero ahora existe un nuevo ámbito. La actitud de la gente joven es diferente de la de las generaciones previas. No le molesta poner información personal en circulación masiva. También es un camino por el cual la gente joven encuentra la oportunidad de dar a conocer sus producciones. Es una experiencia que no se da muy a menudo, porque pocas veces tiene la posibilidad de hacer públicas sus ideas.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=932641

viernes, 11 de septiembre de 2009

Un profesor de música integraba una red pedófila

La pornografía infantil no es un hecho que surja con la aparición de Internet. Pero, el alcance masivo que ésta tiene, permite que una herramienta tan útil sea utilizada por pedófilos, para la distribución de contenido ilegal y dañino para los menores involucrados y sus familias. Para toda la sociedad misma.

Enseña a nenes de entre 3 y 5 años en un jardín. Lo detectaron desde Alemania. Distribuía por Internet fotos de menores desnudos o teniendo sexo con mayores. En su computadora hallaron 95.000. Tiene 25 años, vive en Morón y trabaja en la zona.

Tiene los ojos marrones, suele usar barba de varios días y el cabello lacio por los hombros. Toca la guitarra y actualmente da clases de música en un jardín de infantes desde hace unos meses. Cuando estudiaba en la secundaria, nunca se llevó más de dos materias. Sus vecinos dicen que es muy educado y divertido, que anda siempre con una sonrisa en la boca. Pero esa vida tranquila esconde un secreto que se descubrió a 16.000 kilómetros de su casa. Una investigación iniciada en Alemania develó que este joven, que vive en un chalé de dos plantas en Morón, formaba parte de una red que distribuye pornografía infantil en Internet. En el disco rígido de su computadora, la Policía encontró un banco con 95.000 imágenes de menores desnudos.

A mediados de diciembre de 2007, durante una inspección a un sitio de intercambio de archivos en Internet, la sección alemana de Interpol descubrió un video en el cual se veía a una nena de ocho años sometida sexualmente por un hombre de entre 35 y 40. A partir del hallazgo, se abrió una investigación que determinó que ese material se había bajado en computadoras de varios países europeos. Los registros señalaban máquinas de Bélgica, España, Alemania y Suiza. Pero también había una de la Argentina. Fue así que Interpol giró un oficio donde avisaba de esto a un juzgado porteño. Esto sucedió en enero de 2008.

Al pedírsele al proveedor de Internet los datos del titular de la conexión sospechada, la empresa entregó el nombre de una mujer y una dirección, en la calle French al 500, a quince cuadras del centro de Morón.

Desde el hallazgo en Alemania había pasado ya un año. El juez había autorizado el allanamiento. Sólo restaba entrar a la casa para ver qué había adentro. Esa mañana, antes del procedimiento, la Policía recorrió la zona. La dirección correspondía a un chalé de dos plantas, con un garage, que tenía un jardín adelante con un enorme árbol. Cuando golpearon la puerta, abrió una mujer de unos 60 años. Le explicaron el motivo del operativo y no puso reparos.

En la casa había dos computadoras: una en el cuarto de la mujer y otra en el de su hijo, de 25 años. En la primera no encontraron nada. Pero la sorpresa se produjo al revisar el disco rígido de la del joven. Allí había cientos de carpetas con imágenes de niños desnudos o manteniendo sexo con mayores. Unas 95.000 fotos y videos, que ocupaban unos 80 gigabytes.

Con esta prueba, al joven se lo imputó por el delito de "distribución, publicación o producción de imágenes pornográficas de menores de 18 años" (aunque sólo se probó que él distribuía). Y como las penas contempladas van de los 6 meses a los cuatro años, se lo eximió de prisión tras un pedido de su abogado defensor.

Lo más inquietante fue un dato que llegó a la fiscalía de Morón en abril de este año: se enteraron de que el joven acusado está trabajando en un jardín de infantes que depende de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense. Está haciendo la suplencia de un profesor de música titular y les da clases a chicos de entre 3 y 5 años.

Clarín llamó a la escuela y habló con una de las colegas del sospechoso, quien le dijo "que se había enterado de lo sucedido". "Sé que es su primera experiencia como docente, me sorprende todo lo que me decís. Si esto es más serio que un chisme de la prensa, el jardín va a tener que tomar una decisión respecto del caso", explicó.

En los datos que entregó en la escuela se puede ver su título secundario (completado con un promedio de 7,2) y el certificado del conservatorio de música en el que se puede ver que tiene 27 de las 44 materias de la carrera.

En una breve recorrida por el barrio del joven imputado, un vecino que vive cerca de su casa comentó que se trataba de un joven "muy educado y amable". "Su madre, es una persona muy atenta, nunca supe de que tuviera problemas con nadie", agregó.

Desde que fue imputado, el profesor de música aún no declaró. La última vez que debía presentarse en la fiscalía fue el lunes de la semana pasada, pero no apareció. También está pendiente una pericia psiquiátrica para determinar si su personalidad corresponde con la de un perverso sexual.

Además de esos estudios, en la causa restan una serie de pericias y luego el expediente ya estaría en condiciones de ser elevado a juicio oral. No hay muchos más trámites ni medidas de prueba pendientes.

"Creo que todavía no tiene una estrategia muy definida. Su situación es bastante delicada y por eso es que no se presentó para dar su versión. Tiene la computadora llena de pruebas y hay muchas fotos de él desnudo con muñecos de peluche. ¿Qué puede esgrimir en su defensa?", se preguntó ante Clarín una alta fuente de la investigación.

Fuente: Clarin, http://www.clarin.com/diario/2009/09/06/policiales/g-01993079.htm

martes, 1 de septiembre de 2009

Cuadernillo para orientar a los chicos en la Web

Desde el 16 de Agosto, Revista VIVA del diario Clarín, distribuye un cuadernillo de orientación para adolescentes en el uso de la Web.

"Mañana saldrá gratis con la revista Viva -adherido a la contratapa- el cuadernillo "Internet en familia: los adolescentes, el blog y el chat", un trabajo especialmente elaborado por el programa Escuela y Medios del Ministerio de Educación de la Nación. Cuenta con el auspicio de la Fundación Noble-Clarín, Telecom, Microsoft y Dell.

El cuadernillo incluye recomendaciones para orientar a los adolescentes cuando navegan por Internet. El material se centra en el blog, con quiénes chatean los adolescentes, cuáles son los riesgos de subir una foto a la Web, por qué no dar datos personales, cuáles son los criterios de seguridad para los foros y salas de chat, qué pasa con los "amigos" que conocen en la Web, qué responsabilidad tiene quien crea un blog o un fotolog y de qué manera se puede cuidar la privacidad.

No es casual que el cuadernillo se centre en el blog y el chat: son las dos prácticas más populares entre los más jóvenes. A través de sus recomendaciones, se busca que los adultos puedan orientar a los adolescentes para que tengan cuidado con las informaciones que suben a blogs, con quiénes chatean en redes sociales y cuáles son los riesgos de que sus fotos se vean en sitios de riesgo de la Web.

También hace hincapié sobre las razones por las que no es conveniente colocar en cualquier portal de la Red los datos personales, qué foros son inseguros y en qué salas pueden chatear con menos riesgos, qué pasa con los "amigos" de Internet, cuáles son los principios que rigen a los fotologs, qué responsabilidad tiene quien lo crea y de qué manera evitar violaciones a la ley sobre privacidad."

Fuente: http://www.clarin.com/diario/2009/08/15/sociedad/s-01978713.htm

martes, 25 de agosto de 2009

¿Cómo hacer una Internet segura para mis hijos?

Ayudar a niños, niñas y adolescentes a disfrutar y beneficiarse con todas las ventajas que Internet ofrece, de forma segura, es un compromiso que todos los padres pueden asumir. Andrea Urbas, Coordinadora de "Programa Internet Segura, por un uso responsable de las TIC" de Chicos.net, nos cuenta en esta nota algunas consideraciones a tener en cuenta para esta tarea.

Partamos del concepto de que Internet es un medio de comunicación e información que tiene una dimensión que no podemos abarcar, concepto que si ya es difícil de entender para los adultos, más lo es para los chicos y adolescentes que viven en el reino de lo inmediato. Es necesario, entonces, ante todo, poder transmitirles cuál es la dimensión de Internet, por ejemplo, la noción de que sus publicaciones pueden ser vistas por una cantidad enorme de personas -no sólo por su grupo de amigos-, y por eso es necesario que sean cuidadosos y responsables con el tipo de fotos que publican, los videos, los datos personales, los comentarios. En esta línea, también comprender que una vez que se sube una foto a Internet no hay modo de bajarla ya que pertenece al ciberespacio, y muchas personas pueden haberla guardado en su disco rígido o reenviado a otro.

Otro punto importante tiene que ver con la posibilidad de hacer contactos nuevos. Esto puede conllevar riesgos para los chicos. Por eso, de la misma manera que les aconsejamos que no conversen con extraños en la calle o el colectivo -y menos que concreten un encuentro con alguien que no conocen-, estas pautas también deben ser transmitidas por los padres para la interacción en la Web. No hay que perder de vista que una situación de acoso -por ejemplo, por parte de un adulto hacia un niño o niña- también puede ser vivida a través de las tecnologías, aun sin que exista contacto físico.

El diálogo con los hijos, ayudarlos a formar un criterio para usar Internet, conversar sobre lo que publican, cómo y con quién interactúan, y ser usuarios también de las herramientas de comunicación como las redes sociales o la mensajería instantánea, son las claves para acompañar un uso seguro y responsable de Internet.

Algunos consejos para madres y padres sobre cómo acompañar a los chicos en el buen uso de Internet.

  • Ubicar la computadora en un ambiente compartido por la familia.
  • Acompañarlos en la navegación para que puedan discernir sobre sitios confiables y para conocer sus intereses.
  • Intentar usar las herramientas de interacción que ellos utilizan, para entenderlas.
  • Construir junto a los chicos reglas consensuadas para usar Internet, sin imponérselas.
  • Conversar con ellos sobre las ventajas de contar con Internet y también preguntarles si han tenido alguna situación molesta o que les desagradó al interactuar o navegar.
  • Transmitirles que confíen en sus padres si una situación los preocupa o les causa temor.

miércoles, 8 de julio de 2009

¿Tecno-Danger?

¿Cuáles son los aspectos desconocidos del uso que los chicos/as dan a las TIC?

¿Cuáles son las percepciones de riesgo de adultos y chicos/as?
¿Qué dicen los estudios?
¿Qué recomiendan los especialistas?
-----------------------------------------

Chicos y adultos frente a las nuevas tecnologías: Publican datos personales, se citan con desconocidos, usan información de terceros sin permiso. Un estudio revela que ignoran la privacidad y la seguridad. Opinan los especialistas.

Por Pablo Sigal

Se sabe: los niños no llegan al mundo con un pan bajo el brazo sino con una computadora. A los cinco años usan los servicios de mensajes instantáneos y chatean con la misma naturalidad con que respiran, aunque apenas sepan escribir algunas letras. Pocos años después manejan el celular cual expertos y no se cansan de demostrar a los adultos –que se los proveyeron con la utópica idea de tenerlos más controlados– que son unos inútiles. Todo lo hacen con absoluta inconciencia de los riesgos que implica el uso inadecuado de las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC). Los resultados de una investigación al respecto alarman: los chicos publican sus datos reales en Internet, reciben y envían mensajes de y a desconocidos y hasta pautan encuentros con ellos. Los especialistas aseguran que la situación se revierte con educación al respecto, tal como la reciben los chicos en el hogar para no meter los dedos en el enchufe o volcarse encima agua hirviendo. ¿Son conscientes los adultos de este hecho?


La Asociación Civil Chicos.net acaba de presentar un profundo estudio sobre los usos y costumbres de niños, niñas y adolescentes con relación a las TIC, que realizó en dos etapas durante 2007 y 2008. A nivel estadístico: el 30 por ciento de los entrevistados muestra algún dato personal (número de teléfono, dirección, escuela a la que concurre, etcétera) en su blog, fotolog o página personal, mientras que casi el 50 por ciento de los adolescentes agrega desconocidos a su mensajería instantánea. Si se combinan esos datos con la percepción que los niños y adolescentes tienen del uso de la tecnología (el 50 por ciento no considera peligroso chatear o citarse con desconocidos y agregarlos a sus contactos), se puede ver el cóctel explosivo que resulta.

Todo el mundo sabe que los chicos usan estos medios para comunicarse con amigos, divertirse o buscar material para la escuela. El estudio de Chicos.net –que cuenta con el patrocinio de Save the Children Suecia y Google– revela los aspectos desconocidos de esa relación: muchas de las interacciones a través de computadoras o celulares son anónimas, los chicos interpelan a desconocidos y son interpelados por ellos. Pero también pone el foco en que los grandes ausentes son los adultos. ¿Hasta dónde los chicos deben tener intimidad y en qué momento el adulto tiene derecho a intervenir? ¿Qué hacer para que ellos confíen y recurran a los adultos ante un hecho desagradable, como el acoso virtual?


Sergio Balardini, sociólogo de Flacso (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales) y responsable de la supervisión general, el análisis y las conclusiones de la investigación, piensa que “se trata de la construcción del vínculo entre generaciones, entre padres e hijos y docentes y alumnos. Si construimos un vínculo afectivo, dialogal, considerando que niñas, niños y adolescentes son sujetos de derecho y no objetos, ni beneficiarios de nuestras decisiones, será mucho más sencillo. Pero para eso hay que escucharlos, tomarlos en cuenta en serio y no solamente de modo ficcional. Esta confianza se construye con el tiempo. Agregaré, por eso mismo, cuanto antes se trabaje o desarrollen relaciones con esta perspectiva, mucho mejor”.


Del estudio se desprende que los chicos son los principales usuarios y forjadores de las pautas de interacción, por eso las acciones para promover el uso responsable de la tecnología deben ser participativas. Marcela Czarny, presidenta de Chicos.net –que desde 1998 impulsa la difusión de la cultura, la educación y la participación de los niños y niñas–, reflexiona: “Los padres tienen que demostrar que, aun sabiendo menos que los hijos sobre las TIC, siguen siendo las personas que pueden ayudarlos porque saben de los otros aspectos de la vida. El papá o el docente tienen que demostrar apertura para ver, escuchar, aprender de los niños y niñas. Si los chicos ven que el adulto ‘desconfía’, o ‘no entiende nada de la compu’, no le contará si le pasó algo en el chat”.


Aunque estuvo centrado en los chicos, el estudio también indagó a padres y docentes. Es curioso: mientras el 47 por ciento de los docentes encuestados considera que necesita capacitación en cuanto al uso responsable de las TIC, el 64 por ciento de los chicos y adolescentes considera que sus docentes pueden brindarles ayuda en un buen uso de Internet.


Balardini considera que la escuela puede hacer mucho para reforzar la tarea educativa de los padres en los hogares: Conversar acerca de la información personal que se publica, aquella que puede ser mal utilizada por terceros, es importante. Por otra parte, hay un aspecto menos ligado a lo propio de estas tecnologías, y más relacionado a lo que podríamos llamar educación para la vida y a la ética ciudadana: no hacer en la red lo que no se haría en la vida ‘real’, podría ser una buena recomendación. En todo caso, es importante señalar que no es una tarea para la ‘clase’ o el ‘aula de computación’, sino un asunto transversal a tratar en diferentes asignaturas”.


La organización Chicos.net trabaja en ese sentido con la intención de concientizar y educar, tanto a chicos como a docentes y papás, para el uso responsable de las TIC. En ese marco organiza en forma anual, desde el año pasado, un concurso que cuenta con el apoyo de Google y Educ.ar, la página de educación del gobierno nacional. El certamen se llama “Tecnología Sí, conectate con responsabilidad” y propone la elaboración de videos por parte de los chicos con un mensaje sobre el tema. El cierre de la edición 2009 está previsto para mediados de septiembre (ver aparte). “La idea es que los videos sean ‘piezas de comunicación’ en donde les ‘cuenten’ a sus pares cómo usar las TIC. Ellos pueden encontrar las estrategias adecuadas para un uso responsable con más facilidad que los adultos, que somos inmigrantes tecnológicos”, dice Czarny.


Según los autores de la investigación, los resultados “demuestran la necesidad de profundizar en el aprendizaje de temas como la publicación de datos personales de los usuarios, el manejo de su propia imagen y de su identidad, el uso de información personal de terceros, los comportamientos agresivos en Internet y muchas otras tareas específicas que hacen no solamente al uso de la tecnología, sino a su percepción de riesgo y a los entornos de acceso”.

Al parecer se trata de tomar conciencia de que la tecnología no es aséptica, no es neutra y no es sólo un juego. Es un medio de interacción social que, como todo medio, conlleva riesgos que disminuyen con la educación. Si esa idea se puede transmitir a los chicos en hogares y escuelas, si padres y maestros están alertas e informados, los jóvenes y los niños podrán seguir disfrutando de su vida social a través de la virtualidad sin exponerse al peligro.

Los nativos digitales ya son mayoría y revolucionan la Web

¿Cuáles son las diferencias generacionales vinculadas al uso de las TIC? ¿Se puede hablar de ruptura generacional? ¿Qué significan los términos "nativos digitales" e "inmigrantes digitales"? ¿Qué aspectos, derivados de la convivencia con las tecnologías, caracterizan a las nuevas generaciones?

Fuente: Diario Clarin - Martes 14, Abril 2009

Son los que tienen hasta 25 años, y cambiaron el perfil del usuario de Internet. Abandonaron el rol pasivo y se transformaron en productores de contenidos. Y en sus casas son la "autoridad tecno".
Por: Leo González Pérez

Que sucediera era una cuestión de tiempo. Y ya ocurrió. Los llamados "nativos digitales", es decir, los que se criaron en un mundo donde las tecnologías digitales formaron crecientemente parte del paisaje cotidiano, ya son mayoría entre quienes navegan en Internet en la Argentina.
Según datos recogidos por Carrier y Asociados, una consultora especializada en los mercados tecnológicos, hay 8,2 millones de usuarios locales de Internet que nacieron en 1984 o después. Ellos ya superaron en número a los "inmigrantes digitales" (7,8 millones de usuarios), aquellos que vivieron buena parte de su vida sin computadoras, Internet, celulares, redes sociales, ni fotologs.
Para Enrique Carrier, de la consultora, el dato no es en absoluto menor. "Si se considera que son las nuevas generaciones las que le dan forma a la red mundial, puede decirse que el impacto de Internet se va a empezar a ver recién ahora; lo que vivimos hasta ahora puede considerarse como una prehistoria de Internet. No por nada los mayores éxitos de la red (caso Google, YouTube, Facebook) no fueron logrados por avezados hombres de negocios, sino por jóvenes que entendieron antes que sus generaciones predecesoras cómo era esto de Internet", dice Carrier. Claro que los nativos digitales no forman un grupo uniforme. Marcelo Urresti, sociólogo y autor del libro Ciberculturas juveniles, señala entre los nativos digitales a cuatro grupos. Están los más activos, que saben de tecnología y usan las herramientas digitales para transformar esas mismas herramientas. Ese grupo es muy propenso a agruparse, a intercambiar y a proponer transformaciones para Internet.
"Otro grupo es de los que sin Internet son impensables, chicos que se vinculan mediante fotologs, redes sociales, blogs; son una gran mayoría", explica Urresti. Un tercer grupo está formado por los "usuarios normales", que aunque no son ajenos al mundo digital, mantienen los modos tradicionales de relacionarse. Finalmente, están quienes no cuentan con conexiones a Internet en sus hogares. "Su integración es más difícil y tiene más costo", señala Urresti.Según datos de Carrier, en el país son 2,4 millones los chicos y jóvenes que se conectan a Internet habitualmente desde locutorios (casi el 30% de los nativos digitales). Mientras que 5,5 millones de ellos (el 67%) lo hace generalmente desde su casa, y 300.000 (el 3,7%) acceden a Internet en la mayoría de los casos desde su lugar de trabajo.
Números aparte, parece que la condición de nativos digitales dotó a los chicos y adolescentes de ciertos rasgos característicos. Desde el sistema educativo suele afirmarse que es común que los alumnos tengan dificultades para concentrarse. Sin embargo, para Mariela Reiman, licenciada en Ciencias de la Educación y directora de la Asociación Civil Chicos.net, los nativos digitales tienen una muy alta capacidad de concentración. "De otro modo no podrían prestar atención a cinco páginas de Internet a la vez, como hacen habitualmente. Lo que pasa es que por su formación junto a los medios digitales, les cuesta concentrarse en una única cosa a la vez –explica Reiman–. Además, ellos no dividen como hacíamos nosotros los tiempos de jugar y los de estudiar, para ellos es natural hacer esas dos cosas, y alguna más, a la vez".
No por nada en su reciente libro Nativos digitales, el teórico Alejandro Piscitelli, habla de ellos como de "una nueva clase cognitiva".

miércoles, 3 de junio de 2009

Cyberbullying: la nueva forma de agredir

¿QUÉ IMPLICACIONES TIENE LA GENERALIZACIÓN DEL USO DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS EN EL FENÓMENO DE "CIBERBULLYING" ? ¿CUÁLES SON LOS MEDIOS Y DISPOSITIVOS TECNOLÓGICOS UTILIZADOS PARA EL ACOSO ENTRE PARES?

¿QUÉ PAPEL OCUPAN LAS APLICACIONES WEB 2.0 O PÁGINAS DE INTERNET QUE PUEDEN SER EDITADAS POR LOS PROPIOS USUARIOS (REDES SOCIALES, FOTOLOGS, ETC.) EN EL DESARROLLO DE LA PROBLEMÁTICA?

¿QUÉ CONSECUENCIAS GENERA EL CIBERBULLYING?

ESTE VÍDEO MUESTRA DE FORMA INTERESANTE Y DESCRIPTIVA EL FENÓMENO DEL "CIBERBULLYING": ‘Let’s Fight it Together’


Fuente: La Nación, Domingo 6 de julio de 2008

Chismes, fotos trucadas, intimidades, insultos y mucha crueldad encuentran en las nuevas tecnologías la peor caja de resonancia. Cómo es la nueva forma de agresión entre los adolescentes y qué dicen los especialistas sobre un fenómeno que crece y preocupa

Por Enrique Fraga

Una tarde de invierno, Ramiro se sentó en su computadora para chatear con sus amigos como lo hacía todos los días. Para un chico de 15 años, conectarse a Internet e intercambiar mensajes, fotos y música es lo más parecido a respirar. Hacía un mes que "lo más" era un nuevo sitio llamado tcuento.com, en el que los usuarios, sin necesidad de inscribirse y de forma anónima, podían intercambiar los chismes de cualquier colegio. A Ramiro le divertía leer cómo algún desconocido era "escrachado" por comentarios que revelaban detalles de la intimidad del desdichado. Pero aquella tarde vio su foto publicada. Su cara, en primer plano, ocupaba una cuarta parte de la pantalla. Debajo, un mensaje anónimo atacaba: ESTE ES EL PELOTUDO DE RAMIRO, PARA EL QUE NO LO CONOZCA . A las pocas horas, otra foto trucada lo mostraba con una nariz de payaso, una peluca fluorescente y el dibujo de un pene en la boca. Inauguraba la catarata de insultos la pregunta: ¿SABES DELETREAR FRACASADO?

"Soy al que más insultan en esa página. Primero me molestaban por el Messenger . Después pegaron mi foto en el sitio", contó a LA NACION Ramiro, que aceptó contar su historia, al igual que los otros chicos que se animaron a dar testimonio con la condición de que no hubiera fotos y se cambiaran los nombres verdaderos.

Ramiro es apenas uno de los tantos menores de edad que son, cotidianamente, víctimas de agresiones realizadas por medio de Internet y de las nuevas tecnologías, una práctica que en el mundo se conoce como cyberacoso o cyberbullying . Fotos trucadas, difusión anónima de rumores, intimidades e insultos, bromas crueles y golpizas filmadas que luego son subidas a la Web o mensajes de texto a través de celulares y correos electrónicos intimidatorios son algunas de las variantes de esa forma de violencia y a veces extrema crueldad cada vez más extendida entre los chicos.

Pese a la falta de estudios y estadísticas oficiales, autoridades escolares y analistas coinciden en que hay una tendencia en aumento. LA NACION consultó a alumnos de una treintena de instituciones en distintos puntos del país y, en la mayoría de los casos, el fenómeno no sólo era conocido, sino hasta considerado como una práctica habitual.

En EE.UU., donde el problema del cyberacoso ya había tomado notoriedad en 2002 con el caso de David Knight -un joven al que le fabricaron una página dedicada a denigrarlo, que podía encontrarse por medio del buscador del sitio Yahoo!.- la alarma volvió a activarse el año pasado cuando Megan Meier, una adolescente de 13 años, se suicidó, harta de ser víctima de estos ataques. La madre de una ex amiga suya había creado en MySpace el perfil de un chico, una ficción a la que llamó "Josh Evans", y junto con su hija le hicieron creer a Megan que este personaje fabricado estaba enamorado de ella. La madre de la nena muerta dijo que después de algunas semanas, muchas chicas, haciéndose pasar por "Josh", escribían mensajes en MySpace diciéndole a Megan que él la odiaba. Después él también la insultaba y otras chicas (en su mayoría, ignorantes de que Josh no existía) se sumaron. Megan Meier no lo resistió y la madre de su ex amiga podría pasar los próximos 20 años en prisión.

Según un estudio de la Universidad de Florida Atlántica realizado sobre 1388 adolescentes en 2005, una tercera parte admitió haber sido víctima de hostigamientos por medio de Internet. El problema tomó tal relevancia que, en 2007, la empresa Sony y dos organizaciones de bien público sin fines de lucro, el National Crime Prevention Council y el AD Council, realizaron un concurso de publicidades destinado a la prevención de los hostigamientos electrónicos entre adolescentes.
Intimidación psicológica

Cyberbullying es una adaptación de lo que hasta hace poco se conocía como bullying, el acoso y la agresión entre los adolescentes y niños en situación escolar. "Es un comportamiento prolongado de agresión e intimidación psicológica y física que un niño o grupo de niños realiza a un tercero", explicó a LA NACION María Zysman, psicopedagoga del Equipo Bullying Cero Argentina, grupo de especialistas que estudia la evolución del fenómeno en el país. "El prefijo Bull, en inglés, remite a ´toro y se relaciona con la acción de torear, matonear de forma constante a otra persona. El cyberbullying es un acoso similar, pero realizado a través de las nuevas tecnologías, como Internet, teléfonos celulares con filmadoras, cámaras de fotos, etcétera."

En Estados Unidos y en algunos países europeos están más difundidas las redes sociales (como los sitios Myspace o Facebook ) entre los más jóvenes, tanto para relacionarse como para acosar a otros. En nuestro país es más frecuente el uso de celulares, fotologs y portales de chat tanto para establecer contacto con los pares como para burlarse de ellos. Una metodología frecuente suele ser el ingreso a páginas personales para dejar insultos o burlas bajo el amparo de seudónimos indescifrables. Algunas iniciativas más "creativas" incluyen la creación de fotologs de terceros con esa misma finalidad. También en el portal de videos YouTube se pueden ver con facilidad numerosos videos locales de peleas en aulas, en patios de escuela o en la calle, en las que fácilmente puede comprobarse la factura local. El sitio tcuento.com es uno de los más populares entre los adolescentes, quienes lo utilizan para intercambiar mensajes y fotos. Pese al aspecto sobrio de su página de inicio, si uno navega por el sitio podrá encontrarse con insultos, fotos trucadas para humillar a un tercero y agresiones anónimas entre compañeros de un mismo colegio o de varias instituciones.

Según los expertos, las nuevas formas de comunicación que provee Internet hacen visible una violencia que ya existía en el ámbito privado de los adolescentes. "Muchas veces las agresiones verbales y sociales que permite Internet son la continuación de agresiones físicas en el colegio o en lugares de reunión", explicó Zysman.

Lo grave es que esta metodología de agresión puede generar una perturbación psicológica todavía mayor que la que produce un enfrentamiento cara a cara. "Hoy un chico puede sacar una foto o filmar una pelea con un teléfono celular, editar el material y subirlo con facilidad a alguna página de Internet, habiéndose registrado bajo un nombre falso", explicó Zysman, quien aclaró que las características propias de esta nueva forma de agresión son el anonimato, permitido por la tecnología, y el efecto de humillación constante sobre la víctima, debido a la fácil exposición pública que permite la Web.
En primera persona
En la puerta de un colegio privado de Núñez, una alumna de 15 años amenazó con cortarse las venas frente a sus compañeros, cansada de que dos chicos de la clase la insultaran todos los días por medio de un canal de chat .

Luciana, de 16, no soportó los continuos hostigamientos y se fue de la escuela en la que estudiaba, en Lugano. Unas compañeras de curso le habían robado el celular para enviarle mensajes agresivos a todos los contactos de su agenda. Sos un cornudo, tu novia se voltea a todos los de la clase, escribieron. El mensaje lo recibió un familiar de Luciana, que tras una crisis nerviosa hizo una denuncia policial.

Antes, toparse con el matón de la escuela tenía como límite la jornada y el año escolar. Hoy la situación es distinta. "Un chico buleado puede recibir mails o mensajes de texto a su teléfono en cualquier momento y lugar", explicó Zysman y agregó: "Muchos mensajes quedan colgados en la Web hasta que al usuario se le ocurre quitarlos. Una vez subido el insulto, bastará googlear el nombre de la víctima para que éste quede asociado a algún tipo de ridiculización".

Los expertos consideran que esta forma de violencia no tiene distinción de clase. En zonas carenciadas en donde los chicos no tienen asegurado un acceso a la Web, el acoso virtual puede realizarse a través de mensajes de texto de los teléfonos celulares.

Lo que preocupa a padres, pedagogos y docentes es que el fenómeno pocas veces se da a conocer y se mantiene en secreto. Antes, una pelea u hostigamiento entre pares podía verse y sancionarse. Ahora, como muchas otras actividades adolescentes, el cyberbullying se mantiene en el secreto de una cultura juvenil que escapa al control de los mayores, lo que acrecienta la desprotección de quien es agredido.

Para Andrea Urbas, directora de proyectos coordinados de la organización Chicos.Net Asociación Civil, dedicada a promover iniciativas educacionales a través de las nuevas tecnologías, el cyberbullying es posible "en la medida en que hay cada vez un mayor acceso a la tecnología entre los jóvenes". Para la asociación, que desarrolló un informe sobre navegación responsable en Internet, los usuarios de la Web usan nicks o identidades falsas para preservar su propia intimidad. Sin embargo, "en algunos casos, el escudo que provee el anonimato puede favorecer actitudes agresivas. El anonimato puede conducir a la pérdida de valores vinculados a la convivencia y el respeto por el otro", explica el informe.

Una agresión también puede ser mantenida en secreto por los mismos compañeros de clase. El Equipo Bullying Cero Argentina distingue, junto a víctimas y victimarios, la existencia de una "mayoría silenciosa". Estos son niños que "se divierten ante la humillación de un compañero" o que "temen defender a la víctima por la posibilidad de pasar a ocupar su lugar".

Al problema del anonimato del hostigador se suma el hecho de que muchos colegios no ponen los casos a la luz. "Muchas instituciones, sobre todo las privadas, buscan garantizar a los padres un imaginario de paz. Es por eso que no hablan de estos temas", opinó Damián Melcer, sociólogo y coordinador del área de convivencia del colegio Aula XXI, una institución privada de Belgrano en la que las autoridades debieron intervenir ante varios casos de cyberbullying . La opinión de Melcer sobre la resistencia de los colegios a hablar públicamente sobre el tema fue corroborada por este cronista, dado que la mayoría de los directores y profesores de los colegios consultados pidieron reserva de sus nombres y de la institución.

Dos alumnos del colegio Aula XXI, ubicado en Núñez, hackearon la cuenta de correo electrónico de un compañero de clase. Desde allí, enviaron un mail a todos los contactos haciéndose pasar por el dueño de la casilla de mail: Hola, quiero decirles que estoy enojado con todos ustedes. Nunca me dijeron que soy feo, que soy un fracasado Cuando se descubrió el juego, ambos fueron sancionados.

"Entre 2006 y 2007 detectamos dos casos. Entonces, la institución intervino para llegar a una solución", afirmó Melcer. "Tenemos una política de prevención del cyberbullying basada en la discusión entre docentes, padres y alumnos. El colegio no se desentiende, aunque el problema tenga su origen por fuera."

En el Instituto Nuestra Señora de Fátima, en Villa Soldati, el hostigamiento generado por cyberbullying fue una causa de deserción en varios alumnos, por lo que se desarrollaron formas para prevenirlo, según confió el director de estudios del horario nocturno, Diego Idone.

Si bien la población de la escuela no posee acceso a computadoras por razones socioeconómicas, esto no evitó la aparición de hostigamientos cibernéticos. "Acá se produjeron casos de bullying por medio de mensajes de texto a través de celulares, lo que generaba a la víctima un acoso constante", explicó Idone. Como prevención, el instituto realiza un trabajo tutorial en coordinación con psiquiatras. "Se evita que la violencia se mantenga en secreto. Así, cuando alguien no se banca que molesten a su amigo, puede avisar a los directivos."

Laura tiene 16 y cursa el primer año del polimodal en una escuela pública de Río Grande, Tierra del Fuego. Junto a sus amigos sacó una cuenta en fotolog.com . Ese fue el ´lugar que Laura escogió para poner la foto de Gonzalo, un compañero de clase. "Era un gordo al que todos jodíamos", contó, tras una risa pícara, en comunicación telefónica. "Me daba cuenta de que le molestaba, pero mucho no me importaba. Pasa que era un tipo raro. No tenía amigos. En el curso éramos unos 15 y todos lo gastaban para que pasara rápido la hora de clase. Era lo que nos mantenía unidos."
Víctimas y victimarios

Los expertos consideran que el perfil del hostigador es el de alguien seguro de sí mismo, con una autoestima elevada. "Poseen atributos de poder y liderazgo que les sirven para molestar y desvalorizar a sus compañeros de forma reiterada", explicó Zysman.

Sin embargo, todo bulero en algún momento de su vida también fue hostigado. "El que bulea muchas veces fue buleado en su casa, por su padre o por sus hermanos. De algún lado aprende la técnica de hostigamiento", aclaró Zysman.

A diferencia de los buleros, "los chicos buleados son tímidos, con baja autoestima y solitarios. Muchas veces hasta intentan ganarse la confianza del hostigador por medio de regalos o hasta dándoles plata", explicó Zysman.

Paula de 16, quien cursa tercero del polimodal en una escuela de La Plata, en 2007 se enteró de que una persona anónima había creado un fotologpara molestar a sus compañeros. "Me sacaron una foto en el patio del colegio y la postearon (publicar en el sitio). Alguien había dejado un mensaje: ¿Es torta o lo hace para llamar la atención? Al lado, como si fuera un diálogo, otro le contestaba: No, no es torta, le encanta la p y se la mama a cualquiera. " ¿Por qué me eligieron a mí, si yo no les había hecho nada?"

Según los expertos, cuando hay una broma compartida no se puede hablar de agresión. Sin embargo, al poseer Internet sus propios códigos, la distinción entre broma y ataque no siempre es muy clara. "Los chicos no miden las consecuencias de una broma. En la Web no existen los matices que sí se reconocen en una conversación cara a cara", explicó Andrea Urbas, de Chicos. Net.

"El buleado puede generar sentimientos agresivos que deriven en reacciones más violentas hacia sus compañeros o hacia sí mismo", explicó Liliana Moneta, psiquiatra médico-pediátrica de la Asociación Argentina de Salud Mental.

La masacre de Patagones -en la que un chico de 15 años víctima de cargadas permanentes mató a tres compañeros e hirió a otros cinco en la Escuela Media N° 2 de Carmen de Patagones, en 2004- es probablemente la primera imagen que aparece cuando se piensa en ese tipo de situaciones. Sin embargo, distingue Moneta, "no todo chico buleado es un asesino en potencia. Eso dependerá de la estructura de la personalidad del individuo y de las condiciones familiares en las que vive."

De todos modos, la repercusión mediática que tuvieron distintos casos de violencia escolar en los últimos años muchas veces actualiza la pregunta "¿Hay más violencia entre los jóvenes?" Para Carina Kaplan, investigadora en educación de la Universidad de Buenos Aires y coordinadora del proyecto Las violencias en la escuela media, "los desarrollos tecnológicos tornan visibles algunos fenómenos que antes estaban escondidos. Internet visibiliza fenómenos que ya existían y hace público algo que antes estaba en espacios privados".

En tanto, varios analistas consultados consideraron que el creciente acceso a las innovaciones tecnológicas por los adolescentes ha sido decisivo para el desarrollo del fenómeno. "El problema es que a través de un diálogo de chat se cuentan intimidades, por ejemplo inquietudes sexuales -explicó Zysman-. Esto los vuelve vulnerables. Si uno de los interlocutores quiere traicionar al otro, le es muy fácil: copia y pega el diálogo y lo envía por mail."

Cecilia Sagol es editora y coordinadora de contenidos digitales en el portal educativo Educ.ar , dependiente del Ministerio de Educación de la Nación. Allí consideran que el cyberbullying no es un problema originado por los avances tecnológicos. "El cyberbullying es una extensión del bullying por medios digitales, no tiene su origen en lo tecnológico. La tecnología es un canal que permite la profundización de una violencia preexistente. No hay tecnología mala, sino usos malos de la tecnología."

Crueldad, suicidio y prevención

Tras el suicidio de Megan Meier el año pasado, harta de ser víctima de la crueldad vía internet, sus padres crearon una fundación en honor a su memoria orientada a difundir y prevenir el cyberbullying. También los padres de Jeffrey Jhonston, un adolescente que se suicidó en 2005 tras ser víctima del acoso reiterado de un compañero de clase, promueven la problemática del acoso escolar desde su página ( www.jeffreyjhonston.org ). Otro sitio comprometido con la erradicación de este tipo de conductas violentas es http://www.stopcyberbullying.org/ , creada por la experta en cibercrímenes Parry Aftab.