jueves, 26 de marzo de 2009

“Grooming” a través de las TIC: un viejo problema en un formato nuevo

¿Qué significa “grooming”?

Groom, es una palabra del inglés, que significa preparar o entrenar para un objetivo específico o actividad concreta. Jones (2003) describe el grooming como una estrategia utilizada por abusadores sexuales para manipular a niños, niñas y adolescentes, así como a los adultos de su entorno encargados de su cuidado, para poder tener el control total sobre la víctima en el momento de la situación de abuso. Se trata de un proceso en el que el abusador vence la resistencia del niño, niña o adolescente mediante una secuencia de acciones de manipulación psicológica. También se utiliza esta estrategia para silenciar al niño, niña o adolescente, una vez que el abuso ha tenido lugar.

El grooming no necesariamente se lleva a cabo mediante el uso de las nuevas tecnologías, en las situaciones de abuso estuvo presente en su forma ‘presencial’. Sin embargo, lo que aquí nos interesa son las particularidades de estas prácticas a través del uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Con la generalización del uso de Internet y otros dispositivos tecnológicos por parte de niños, niñas y adolescentes, las TIC se han convertido en una nueva herramienta para llevar a cabo esta estrategia de ‘preparación para causar daño’ con niños, niñas y adolescentes mientras se conectan a la red.

¿En qué consiste el grooming a través de las TIC?

Se trata de un proceso mediante el cual una persona intenta manipular y desinhibir a un niño, niña o adolescente con el objetivo de obtener gratificación sexual, a través del uso de las tecnologías (tales como Internet o teléfonos celulares) y mediante distintas estrategias de seducción emocional. Se trata de un trabajo fino y no violento que hace un adulto para seducir de forma encubierta a un niño, niña o adolescente con el fin último de tener una relación sexual.

El acosador puede elegir a su víctima a través de las TIC –por ejemplo haciéndose pasar por un adolescente en un chat- o en persona –por ejemplo pidiéndole su correo electrónico en un lugar público, como un parque o un centro comercial. Las formas de establecer y afianzar la relación con la víctima pueden variar. Pueden compartir gustos musicales, televisivos o literarios; intercambiar información, videos, fotos. El proceso se inicia tratando de establecer una relación de confianza con la víctima, mostrándole que se trata de alguien con quien pueden hablar y alguien que le entiende. Puede, incluso, tratar de aislar a la víctima, saboteando las relaciones que pueda tener con pares o familiares. En general les piden fotografías o que se desvistan o tomen actitudes más comprometidas sexualmente a través de las cámaras web. También los invitan a encontrarse presencialmente.

Pueden intentar indagar más información sobre su potencial víctima (edad, número de teléfono, intereses, grado de vulnerabilidad emocional, etc.), incluso mediante el uso de virus informáticos, y valorar el riesgo de continuar con sus planes de generar una situación de abuso. El acosador puede introducir algo de carácter secreto en ese intercambio. Este secreto puede posteriormente ser utilizado para amenazar o chantajear al niño, niña o adolescente para lograr que este acepte lo que el acosador le pide, asegurándose el control de la situación. Pueden mostrar al niño, niña o adolescente materiales sexualmente explícitos como táctica para reducir su resistencia o desinhibirlo respecto del sexo. Por ejemplo, los chantajes pueden comenzar cuando el acosador obtiene la contraseña del chat o una imagen comprometida de la víctima y amenaza con difundirla a sus contactos. Entonces, pueden chantajearla para que envíe fotos o imágenes desde su Webcam. A partir de ahí, las amenazas pueden continuar. El acosador puede intentar hacer que la víctima piense en las consecuencias que le puede ocasionar confesarle a alguien que está siendo acosado. Por ejemplo, las víctimas cuyos padres o tutores les prohibirían el acceso a la PC o al celular ante una situación así, o aquellas a las que sus padres o cuidadores les dijeron que no se conecten a un chat, resultan más atractivas para los ‘ciberacosadores’.

¿Qué relación hay entre el grooming y el abuso sexual?

La coordinadora de Investigación y Monitoreo de Niñez y Nuevas Tecnologías de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, Inda Klein, dice que: "este es un nuevo fenómeno, una forma de abuso sexual utilizando las nuevas tecnologías. Un delito contra la integridad sexual y vulneración de derechos de los niños. Claramente, es una forma de abusar de un niño, aunque pueda suceder mientras el chico esté en su casa con sus padres".

Las situaciones de grooming, en ocasiones, no vienen seguidas de un abuso sexual consumado. Puede haber abuso sin que haya un encuentro presencial. Todo esto conlleva dificultades para la intervención y sanción ante este tipo de delitos. "Ha pasado en los juzgados que algunos dicen que sin penetración, no hay abuso. 'Qué nos espera cuando vayamos con un caso que sea vía Messenger?", dice Inda Klein. El problema está ligado a la existencia de una situación encubierta, producto de un proceso de manipulación, por el cual el menor no se siente violentado, sin embargo todo ello apunta al fin perseguido por el adulto. La víctima puede ser expuesta a material sexual inadecuado, ilegal, ofensivo o traumático (a través de: imágenes pornográficas, videos, dibujos y animaciones, mensajes de texto, correos electrónicos, relatos, sonidos y música). O puede darse una situación de ciber-abuso sexual unidireccional o bidireccional, por medio de texto o imágenes.

¿Hay leyes específicas para el grooming en Argentina?

Por todo lo anterior, se plantea el problema de la falta de legislación para la intervención ante este tipo de delitos. En octubre de 2008 se habló por primera vez sobre el problema del “grooming” en el Senado argentino, iniciándose de esta forma el debate sobre si es necesaria una legislación específica. Por el momento, en Argentina no hay una ley que penalice el delito de “grooming”. Sylvia Kierkegaard, de la International Association of IT Lawyers (Dinamarca), elaboró un estudio de cómo es sancionado y perseguido el grooming en los países que cuentan con regulaciones para el mismo. Dice que: "Uno de los problemas de la falta de legislación es que el caso es dejado sin efecto porque no hubo consumación del acto".

Así lo señala el Fiscal General del Departamento Judicial Bahía Blanca, Juan Pablo Fernández: "En materia penal resulta inválido extender la consideración de delito a aquellas conductas que no se encuentran específicamente determinadas como tal por la ley. El avance tecnológico en las comunicaciones durante los últimos años, especialmente Internet, más el fenómeno del niño frente a la computadora, han abierto la posibilidad de nuevas formas de abusos infantiles de naturaleza sexual que eran imposibles de anticipar hace algunos años, sumado a la posibilidad del anonimato o simulación de identidad y la distancia que generan cierta seguridad en el abusador. En esta materia, el Congreso de la Nación debe trabajar para actualizar la legislación en función de estas circunstancias". Según Fernández algunas de las acciones que se realizan como parte del proceso de grooming son punibles de acuerdo a la ley penal vigente: “…por ejemplo, el envío por Internet de fotos y videos de carácter pornográfico a un menor con el que se entabló un contacto por ese medio y con el propósito de corromperlo resulta constitutivo del delito de promoción de la corrupción de menores de edad. Mandar o publicar imágenes pornográficas de menores también resulta constitutivo de delito. En esos casos se puede trabajar desde el Ministerio Público Fiscal para reprimir estos hechos". Mientras que otros actos "en cambio, resultan imposibles de castigar sin un cambio legislativo en tanto constituyen actos preparatorios de delitos como el abuso sexual o la corrupción de menores por chat con identidad simulada y el abordaje del menor de dicha forma para ganarse su confianza", señala Fernández.
¿Es recomendable el uso de filtros y otro tipo de software?

Mientras se resuelven las carencias en materia legislativa, se han creado diversos programas que filtran el acceso a contenidos para adultos, e incluso programas que monitorean las conversaciones que sus hijos mantienen en el chat. Mediante este monitoreo, alertan a los padres si se identifican pautas habitualmente utilizadas en procesos de “grooming”. Este tipo de software está programado para detectar el tipo de preguntas que suelen hacer los acosadores al comienzo de la relación y si mantiene actitudes agresivas o sexuales. Y, si ese es el caso, el programa envía un aviso al niño/a y a los padres, que pueden tener acceso a ese extracto de la conversación. El analista en tecnología, Bill Thompson, señala con preocupación que los padres que no tienen muchos conocimientos sobre las nuevas tecnologías podrían creer erróneamente, que este tipo de programas para el control de las interacciones de sus hijos/as en entornos virtuales, resuelven el problema. Y, además dice que habría que mirar con recelo este tipo de mecanismos de protección basados en eliminar la privacidad de niños, niñas y adolescentes.
Esta realidad plantea algunos interrogantes sobre los mecanismos adecuados de intervención y prevención desde los distintos ámbitos encargados de la protección de niños, niñas y adolescentes. ¿Cómo abordar estas cuestiones desde la escuela y la política educativa? ¿Y, desde las familias? ¿Es necesario recurrir al uso de filtros y otro tipo de software que controlan las interacciones de niños, niñas y adolescentes en Internet? ¿Es realmente eficaz esto? ¿Dónde está el límite entre el respeto de la privacidad de niños, niñas y adolescentes y su protección de los posibles riesgos a los que se exponen en su interacción con las TIC? ¿Cómo asegurar el derecho de niños, niñas y adolescentes a un uso seguro y responsable de las TIC?
Marzo de 2009
Tatiana Barrero

Fuentes consultadas:

- BBC News “The 'anti-child grooming' website” 3 julio de 2007. http://news.bbc.co.uk/1/hi/technology/6265494.stm
- Compact Oxford English Dictionary of Current English http://www.askoxford.com/concise_oed/groom?view=uk
- Clarín. “Advierten que crece en el país el ciberacoso sexual infantil” 27 Oct 08 http://www.clarin.com/diario/2008/10/27/sociedad/s-01789753.htm
- El Litoral: “Acoso sexual infantil en la web”. 31 enero 2009. http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2009/01/31/nosotros/NOS-07.html
- ECPAT (2005) La violencia contra los niños en el ciberespacio - p 50-54 “Preparación para causar daño” http://www.ecpat.net/EI/Publications/ICT/Cyberspace_SPA.pdf
- Jones, V. (2003). Position paper on child pornography and Internet-related sexual exploitation of children. Bruselas: Save the Children Europe Group. En: http://www.redbarnet.dk/Files/Filer/Rapporter/Position_paper_2004.pdf

- La Nueva Provincia. “Internet: una red que da mucho pero esconde más”. 25 enero de 2009. En: http://www.lanueva.com/edicion_impresa/nota/25/01/2009/91p087/nota_papel.pdf
- Merriem Webster Online Dictionary
http://www.merriam-webster.com/dictionary/grooming

- Netsafe: “What is online grooming?”. En:
http://www.netsafe.org.nz/keeping_safe.php?pageID=325&sectionID=information&menuID=172

- Oxford University Press (2005) Oxford Advanced Learner's Dictionary http://www.oup.com/oald-bin/web_getald7index1a.pl

- Weber, G. M. “Grooming Children for Sexual Molestation” En: http://www.vachss.com/guest_dispatches/grooming.html