lunes, 31 de mayo de 2010

Convocatorias vía Facebook

Situaciones como las ya famosas "rateadas" revelan la insuficiente comprensión del valor de la educación en este tiempo

Una cuestión que comenzó de modo travieso por la convocatoria de alumnos adolescentes a una "rateada" con sus pares de la Escuela Media mendocina y que luego se expandió por el país merced a las posibilidades que ofrecen los medios de comunicación al alcance de la habilidad, la imaginación, y muchas veces también la irresponsabilidad, de los adolescentes, determinó una medida cautelar, por la cual se ordena a Facebook Inc. cerrar los grupos creados por menores cuyo propósito sea fomentar inasistencias masivas a la actividad escolar.

El pasado 30 de abril, la iniciativa de dos estudiantes mendocinos a través de la red social de Facebook logró reunir en una plaza de la capital provincial a 3000 alumnos. La noticia de la "exitosa" picardía hizo que un llamado semejante se multiplicara en distintas provincias, por acción de otros jóvenes autores, hasta resultar viable la propuesta de una convocatoria de carácter nacional. Obvio es señalar las repercusiones que fue adquiriendo el inusitado hecho, que encontró eco en el interior y hasta seguidores en el exterior, y del que también nos ocupamos desde estas columnas.

Los gestores de la imprevista situación advirtieron entonces que era menester presentar la propuesta de otro modo, con un aire humanitario concretado en un aporte de alimentos destinado a chicos que padecen de carencias extremas. Desde luego, ese acto solidario no requería dejar de asistir a clase para realizarse, como lo señaló el ministro de Educación, Alberto Sileoni, al término de una reunión del Consejo Federal de Educación, en que también se expresó que el hecho de la "rateada" cumplida y la anunciada no determinaba "ni complacencia ni sanciones" en las autoridades y se reiteró que los de por sí 180 días de clases constituían "un valor no negociable".

Finalmente, la "rateada" masiva nacional, que había sido confirmada por el mismo sistema, es decir, a través de Facebook, para el pasado viernes 28 fracasó en todo el país, excepto en La Plata, donde fue sólo una excusa para la violencia, porque los estudiantes convocados en la plaza Moreno de esa ciudad terminaron enfrentándose entre ellos y con la policía.

En Mendoza, la ONG Protectora, que defiende los derechos del consumidor, ante el pedido de un grupo de padres, se presentó ante un juez en demanda de una medida cautelar, que formuló en los términos arriba consignados.

La decisión judicial es correcta, aunque resulta limitada, ya que el problema es más complejo y es muy probable que reaparezca de una u otra forma. Situaciones como éstas revelan la insuficiente comprensión del valor de la educación en este tiempo, limitación que torna más vulnerable a la escuela cuando es asediada, como en este caso, por la eficacia de los recursos tecnológicos que usan los chicos. En esa confrontación quedan relegados los conceptos morales que dan solidez a la formación educativa. Por ello emerge la crisis de autoridad latente, la falta de motivación por el estudio y el efecto del constante fomento a la transgresión que impregna la vida cotidiana y el acontecer político que margina principios, leyes e instituciones.

Fuente. LaNación